El protagonista de El Marginal pidió que en el estudio hubiera la menor cantidad de personas posibles. De esa manera, solo estaría la modelo y conductora -que le haría la entrevista-, el actor -en carácter de invitado-, un asistente de producción en el piso -para que guiara a Pampita durante el aire- y los camarógrafos.

La explicación del actor fue clara: mantener la distancia social y no estar en contacto con tanta cantidad de personas en un ambiente cerrado. Básicamente, mantener las mismas condiciones que hay que los especialistas piden que se cumpla desde hace un año, en marzo del año pasado, cuando llegó la pandemia del coronavirus a la Argentina.

Sin embargo, cuando Gerardo ingresó al estudio -ubicado en Cabrera y Ravignani, en el barrio porteño de Palermo- no se quedó conforme con lo que vio y decidió retirarse antes de salir al aire y realizar la entrevista pautada. “Abrí la puerta y había mucha gente. Me pareció riesgoso”, dijo a Teleshow el actor de 74 años.

“Aunque la gente se hubiera ido, los bichos iban a quedar en el aire…”, continuó quien, por su edad, integra el grupo de pacientes de riesgo que deben tener mayores cuidados. “No me fui enojado ni molesto. Me dio aprehensión, tuve miedo de contagiarme en un ambiente riesgoso”, agregó y aclaró la versión de que había abandonado el ciclo en medio de un escándalo.

Gerardo Romano, en otra de las visitas que realizó al programa de Pampita (Foto de archivo/captura de TV)

Cuando se retiró de la productora, le envió un mensaje al equipo de producción en el que le explicó lo que había sucedido. “Les dije que no era lo que habíamos acordado. Es cuestión de cuidarse. Nada más”, aseveró Gerardo Romano, quien ya había estado como invitado al ciclo de la modelo en retiradas ocasiones. Algunas en el estudio -antes de la llegada de la pandemia- y otras, a través de videollamada. “Lo lamento por Pampita, que es un encanto”, expresó quien desea volver a coordinar otra entrevista en la que se puedan mantener las condiciones sanitarias.

A principio de marzo, Gerardo Romano y el elenco de El Marginal comenzó las grabaciones de la cuarta temporada, que había no se había podido realizar en el 2020 por la pandemia. Con los protocolos sanitarios aprobados, los actores dieron inicio a las nuevas escenas que tendrán lugar en una locación distinta a la de las temporadas anteriores. Esta vez, todo transcurrirá en Puente Viejo, un cárcel que recrearon en una fábrica en desuso en el barrio de Boedo.

Todas las semanas, tanto Gerardo como el resto de sus compañeros y el equipo de producción, camarógrafos y asistentes que son parte de Underground, se realizan un hisopado por prevención. Así lo indica el protocolo sanitario y el objetivo es cuidarse entre todos. En particular, entre los actores que mantienen contacto estrecho en las escenas. De esta manera, Romano busca preservar su salud, es por eso que decidió abandonar el ciclo de Pampita cuando notó que no estaban dadas las condiciones. Una vez que sí lo estén, el actor se sentará a charlar al aire como la modelo, como lo ha hecho otras veces.