Un operativo realizado en un buque por agentes aduaneros en la provincia de Kocaeli, en el noroeste de Turquía, resultó en la incautación de 3.860 kilogramos de marihuana y 100.000 pastillas de éxtasis, informa el diario Sabah con referencia a las fuerzas del orden turcas.

Según se detalla, los estupefacientes estaban ocultos en un contenedor, colocados junto a sacos con menta, para evitar que los pudieran olfatear los perros. Las drogas iban rumbo al interior del país, afirman los agentes.

En los contenedores del barco se incautaron 4 toneladas de polvo de cannabis y 100 mil pastillas de droga en un registro realizado luego de que perros detectores reaccionaran a un contenedor  Además, se determinó que las personas que hicieron el envío pusieron menta en sacos en el contenedor para evitar que las drogas atrapen perros con narices sensibles.
Mientras se trasladaba la droga confiscada al Departamento de Policía, se inició el trabajo de identificación de las personas que envían y reciben el contenedor.