¡Ya es oficial! el príncipe Harry ha encontrado su primer trabajo como parte de sus esfuerzos para conseguir esa ‘independencia financiera’ que tantas veces mencionaron su esposa y él cuando anunciaron su decisión de desvincularse de la monarquía británica.

El nieto de la reina Isabel II se ha convertido en el flamante director de impacto de una ‘startup’ llamada BetterUp que ofrece sesiones de ‘coaching’ a sus clientes, entre otros servicios, para garantizar su bienestar emocional. Como parte de su nuevo papel, Harry abogará públicamente por temas relacionados con la salud mental y también participará en la toma de decisiones de la compañía vinculadas a la estrategia de productos y las contribuciones benéficas.

El antiguo miembro díscolo de la familia real británica ha hablado en numerosas ocasiones de su lucha por superar la muerte de su madre, la princesa Diana de Gales, en un accidente de tráfico en 1997, cuando él tenía 12 años, así que no resulta demasiado sorprendente que se haya decantado con un sector en su ‘debut profesional’ en el que podrá continuar con la labor que ha desarrollado en el pasado tratando de normalizar las enfermedades mentales.

“Lo que me llamó realmente la atención acerca de BetterUp es que su misión para liberar el potencial de las personas de todo el mundo requiere de innovación, impacto e integridad. Su equipo lleva años cumpliendo esta labor”, ha señalado Harry, que afirma haberse beneficiado personalmente del coaching proporcionado por su lugar de trabajo. “He descubierto que trabajar con un coach de BetterUp tiene un valor incalculable. Me asignaron un entrenador realmente impresionante que me ha dado un buen consejo y una nueva perspectiva”.