Hamilton Mourao apoyó también las medidas que adoptan los gobernadores para frenar el virus, una postura contraria a la del presidente, Jair Bolsonaro.

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, declaró este jueves que el número de muertes “superó el límite del sentido común”, después de que el día anterior el país superase los 300.000 fallecidos por covid-19.

Mourao hizo estas declaraciones a los periodistas en el Palacio de Planalto cuando se refirió al nuevo comité permanente para hacer frente al coronavirus, anunciado el miércoles por el presidente Jair Bolsonaro. 

“Vamos a enfrentarnos a lo que está ahí e intentar de todas las maneras posibles disminuir la cantidad de contagios y, obviamente, el número de muertos que superó el límite del sentido común”, comentó. 

Postura contraria

Sin embargo, el vicepresidente se manifestó en contra de un confinamiento general a nivel nacional. “No veo condiciones para un confinamiento nacional, que es algo que se está discutiendo. En un país desigual como el nuestro esto es imposible de implementar. Se quedará solo en el papel. Creo que estas medidas restrictivas tienen que estar a cargo de los gobernadores y alcaldes, porque cada uno sabe cómo está la situación en su zona”, declaró.

Sus declaraciones contradicen la postura de Bolsonaro, quien desde el inicio de la pandemia se ha mostrado contrario a la medidas impuestas por los gobernadores. La semana pasada, el presidente incluso intentó sin éxito que la Corte Suprema derogase las medidas adoptadas en tres estados.

Este mismo mes, el vicepresidente admitió que el Gobierno falló a la hora de orientar a la población en los cuidados básicos de protección e higiene personal frente a la pandemia. También al ser preguntado sobre el cambio del titular de Salud, el cuarto desde el comienzo de la pandemia, Mourao aseguró que el ministro ejecuta las decisiones del presidente, por lo que Bolsonaro es “responsable de todo lo que ocurre y deja de ocurrir“.

El Ministerio de Salud notificó el miércoles 2.009 decesos en las últimas 24 horas y el país alcanzó así el miércoles 300.685 decesos y superó los 12,2 millones de casos.

El sistema hospitalario está prácticamente colapsado con más de un 90 % de ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) en casi todos los estados y la amenaza de falta de oxígeno y medicamentos. Por su parte, la prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) recomendó 14 días de confinamiento en los estados que estén al límite de su capacidad en las UTIs.