Será para forestar la Cuenca El Morro y creará corredores floridos y bosques urbanos.Fue este jueves durante una conferencia virtual que mantuvieron el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y su par del Chaco, Jorge Capitanich. 

Del encuentro también participaron, la jefa de Gabinete de Ministros, Natalia Zabala Chacur; la secretaria de Medio Ambiente y Parques, Natalia Spinuzza y la ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos.

Por este convenio, San Luis recibirá 300.000 plantines forestales de especies exóticas, entre ellas moras, fresnos y casuarinas, destinadas a la forestación en la Cuenca El Morro, las rutas y caminos de la provincia; el resto son jacarandás, vistosos ejemplares que abundan en plazas y paseos.

También llegarán plantines de lapachos, de bella floración rosada, y otros de palo borrachos, tipas, chivato e ibirá pitá, que serán destinados a la forestación de corredores floridos que unen pueblos y bosquecitos urbanos en localidades cálidas de la provincia, a través del Plan “Más árboles, más vida”, que contempla la implantación de especies forestales nativas o exóticas como mecanismo de mitigación, en pos de la restauración y recomposición ambiental.

“Para nosotros es una fiesta firmar este convenio”, celebró el gobernador, Rodríguez Saá.

Para el gobernador Capitanich, “este es un gran acuerdo, un acto de hermandad entre provincias y cuando la pandemia lo permita, iremos a San Luis a recorrer las zonas forestadas con los plantines”.

Este es el tercer acuerdo de este tipo firmado entre San Luis y Chaco. El primero se celebró en 2016 y fue ratificado en 2020 para la provisión de plantines de algarrobo.

El principal fin de este nuevo acuerdo es colaborar con la forestación del Plan de Acción de Emergencia Ambiental en la Cuenca El Morro, una zona donde el desbalance hídrico de los suelos afecta a más de 300 mil hectáreas de nuestra provincia.

Las entregas serán aproximadamente cada 15 días, desde el 30 de septiembre al 22 de diciembre, según los plantines vayan cumpliendo el ciclo en vivero, ya que las siembras fueron escalonadas por cuestiones de logística por tratarse de cantidades importantes.

La firma con Chaco se logra a través del Instituto de Investigaciones Forestales Agropecuarias (IIFA), un organismo descentralizado del Gobierno de la Provincia del Chaco, que tiene entre sus principales funciones el impulso de investigaciones, trabajos de cultivo, forestación y reforestación de especies forestales nativas.