Lo afirma un estudio realizado en las aguas residuales de esta ciudad e incluso detalla que estaba desde antes de que se detectaran los primeros casos en China.

La investigación publicada en la revista Science of the Total Environment y realizada por el Área de Microbiología de la Universidad de Burgos (UBU), en alianza con la Universidad Federal de Santa Catarina, tomó una muestra del 27 de noviembre de 2019 en alcantarillas de la ciudad del sur de Brasil.

“Este descubrimiento en Florianópolis junto a otros hallazgos hechos en París, Milán y Barcelona, muestra que el virus estaba circulando antes de que nos diéramos cuenta de que teníamos un problema”, dijo a Radio Francia Internacional el coordinador de la investigación, Alfonso David Rodríguez Lázaro.

“Nuestro estudio se hizo en aguas residuales y encontró que había gran cantidad de gente que estaba excretando el coronavirus en Florianópolis, región brasileña de Santa Catarina, mucho antes de que se reportaran los primeros casos de contagio en Brasil”.

Según el investigador, el hallazgo no incide en lo que científicamente se ha probado sobre la trazabilidad del Sars-Cov-2: se trata de un virus de origen animal, no creado en laboratorio, que directa o indirectamente saltó al ser humano en la localidad china de Wuhan.