La imagen es apocalíptica. Hasta donde alcanza la vista, este lago boliviano está cubierto de plásticos y desechos. Es el lago Uru Uru, alimentado por los afluentes del lago Titicaca y situado junto a la ciudad de Oruro, a 3.700 metros sobre el nivel del mar.

El lago Uru Uru, un afluente milenario a 3,700 metros sobre el nivel del mar, está ubicado al sureste de La Paz a casi 200 kilómetros. Tiene aproximadamente 21 kilómetros de longitud y entre 120 y 224 kilómetros de superficie.

No hace tanto, estas aguas eran fuente de vida. Ahora se ha convertido en un enorme basurero a cielo abierto.

“En este lago se podía pescar, se podía hacer cualquier cosa. Aquí había aves, ahora están muriendo por la contaminación”, se lamenta un vecino de la zona.

“Cada año es mucho más. Vemos que prácticamente estamos inundados de plásticos. Y eso es un problema muy serio. Desde hace diez años, hasta ahora, cómo van acumulándose estos plásticos”, explica Limber Sánchez, del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA).

Decenas de botellas de plástico, zapatos y bolsas llenan una parte del lago Uru Uru, a los pies de las montañas del altiplano boliviano, dejándolo casi como un basurero.

“Nosotros calculamos que casi un kilómetro tendría de basura”, dijo el jueves a The Associated Press Limbert Sánchez, responsable de comunicación del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA) y la escuela de líderes ambientales.

Limbert Sánchez, miembro del Centro de Ecología y Pueblos Andinos, camina en medio de la basura en un área seca del río Tagarete, que desemboca en el lago Uru Uru, cerca de Oruro, Bolivia, el jueves de marzo. 25 de 2021. (AP Foto/Juan Karita)

La contaminación del lago es preocupante porque aparte de la basura también desembocan aguas servidas —residuales— de la ciudad vecina de Oruro, deshechos de empresas mineras pequeñas y está siendo afectado por una fuerte sequía, mencionó Sánchez.

“Hacemos un llamado clamoroso para salvar al Lago Uru Uru porque si no se hace nada en cinco años con seguridad lo vamos a perder totalmente”, mencionó tras realizar una inspección.

“El espejo de agua esta reduciendo cada año que pasa desde hace 10 años… el canal Tagarate, que conecta la ciudad de Oruro con el lago Uru Uru, es el que arrastra los plásticos”, agregó.

El viceministro de Medioambiente, Maguin Herrera, explicó a la AP que la mayor contaminación con botellas de plástico está en ese canal.

Agua contaminada con metales pesados procedentes de la minería

No solo hay basura, procedente de la contaminación urbana, el agua también está cargada de sustancias muy peligrosas que expulsa una mina cercana, la mina San José.

“También hay metales pesados, como el cadmio, el cinc, el arsénico, que están por encima de los límites que están permitidos por la ley”, afirma Limber Sánchez.SPONSORED CONTENTDelivering solar power to the most remote places on earthTotal Access To Energy Solutions (TATES) is at the forefront of the campaign to deliver solar power to some of the most remote places on earthAd by Total 

A eso se suma que, según grupos ecologistas, el Uru Uru tiene cada vez menos agua, debido al cambio climático. Las autoridades locales y nacionales se han comprometido a limpiar el lago. Esperemos que no sea demasiado tarde.