En medio de los homenajes al aniversario del golpe de estado de militar de 1975 el presidente de la Cámara de Diputados tuvo un cruce con el legislador del Pro quien no paraba de gritar e interrumpir a los colegas del Frente de Todos.

A poco más de una hora de comenzada la primera sesión ordinaria del 2021 tuvo lugar el primer cruce del año entre el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el diputado del Pro, Fernando Iglesias.

Mientras hablaba la diputada Gabriela Cerruti y planteaba como “impertinente” la intervención del diputado de la oposición Facundo Suárez Lastra quien buscó igualar al gobierno de Formosa de Gildo Insfran con la última dictadura militar mientras se desarrollaban los homenajes de parte de los legisladores.

Mientras Massa intentaba darle la palabra a la diputada María Rosa Martínez el legislador Iglesias protestaba a los gritos desde su banca porque no se le daba la palabra para responderle a Cerruti. Esta situación molestó al titular de la Cámara que hizo una pausa, miró a Iglesias y le dijo: “Diputado, ¿usted cree que es gracioso? Es irrespetuoso”.

Luego de una pausa, Massa le volvió a hablar a Iglesias: “Toda interrupción a un diputado es irrespetuosa, Le pido por favor que, así como pide que se respete el reglamento, sea usted respetuoso de los oradores. Silencio. Gracias”.

En medio de este intercambio, Iglesias seguía gritando desde su banca pidiendo la palabra por lo que el presidente de la Cámara reabrió el micrófono y se lo negó. “No, porque lo estoy llamando al orden”.

Esta no es la primera vez que se cruzan ambos diputados en el recinto ni la primera ocasión en la que Iglesias es el centro de atención. Hace cuatro semanas, el encargado de replicar ante los gritos e interrupciones del diputado del Pro fue el mismísimo presidente Alberto Fernández quien, en medio de su discurso de apertura de sesiones, le dijo: “Tuvo cuatro años para hablar, ¿por qué no me deja hablar a mí, por favor?”

La sesión se fue poniendo más intensa, la diputada de la Coalición Cívica Mónica Frade le pidió a Massa explicaciones sobre si estaba vacunado, él y su familia, y lo acusó de actuar en el oscurantismo. Luego señaló que Massa “perdió la autoridad moral” y le reclamó que no hubiese hecho nada “para que esta cámara toda y toda el pueblo de la Argentina sepa qué pasó con las vacunas, y empezando por usted”.

La que pidió la palabra para responder fue la diputada Cecilia Moreau quien recordó que Frade, “en el peor momento de la pandemia, nos recomendaba no usar tapabocas, marchar y tomar lavandina”. “El presidente de la Cámara -agregó Moreau- como todos los diputados de la provincia estamos anotados en la aplicación vacunAR de la provincia de Buenos Aires donde ya llevamos vacunados millones de bonaerenses. Es una vergüenza, a usted ningún legislador no tiene por qué darle explicaciones, va a Formosa porque por Quilmes no puede caminar” -Frade es de esa localidad-.

Mientras Moreau hablaba, Frade le hacía señas desde su banca en donde tiene puesto una careta de Insfran con un gorro a rayas en relación a la campaña que se inició a principio de marzo en donde se muestra la imagen del gobernador de Formosa con un traje a rayas como los que usaban antiguamente los presos.

La realidad es que lo que empezó como intervenciones de homenaje por el aniversario del golpe de 1976 por parte de los legisladores de Juntos por el Cambio fue virando hacia el reclamo y las cuestiones de privilegio por la situación que se vive en la provincia de Formosa y la discusión por las vacunas aplicadas fuera de protocolo, adelantándose en la fila, y que le costó la renuncia al ex ministro de Salud, Ginés González García.