Aurelia Ramírez denunció que internó a su madre por un dolor en el brazo pero “los médicos de guardia estaban sin atender porque el sistema estaba caído”. Al otro día la encontró atada a una cama y en malas condiciones

Una mujer rosarina denunció que vive una pesadilla tras internar a su madre luego de un fuerte dolor en el brazo. Señaló que demoraron en atenderla y, después de encontrar una cama, la anciana fue atada y maltratada.

Aurelia Ramírez contó a Rosario3 que su mamá sufrió dolores tras estar anticoagulada por un ACV que tuvo hace unos meses y decidió llevarla al hospital Italiano.


El pasado viernes, desde el centro médico le prometieron que el dolor se lo iban a calmar pero tardaron cinco horas en atenderla porque el sistema estaba caído y colapsado, relató Aurelia.

La mujer pidió por favor a la mañana para que le den un calmante porque tenía muchos hematomas. “Me dijieron que no podían hacer nada y que espere, el hospital está colpasado” aseguró.

“Nos dijeron que iba a quedar en la sala de guardia porque no hay camas. La llevaron en la silla de ruedas para atrás del hospital y nos tuvimos que ir. Nos prometieron que iba a estar todo bien, pero no fue así”, continuó.

Cuando el sábado por la mañana llegó a la visita hospitalaria, se llevó la peor imagen de su mamá: estaba atada, llena de hematomas, en una cama muy pequeña e incómoda. “A las ocho la vi a mi mamá que es de talla grande con los talones al aire, sin almohada y atada, fue un horror verla así“, afirmó Aurelia.

“Estaba con mucho dolor –continuó– y sin dormir en toda la noche. «Por favor sacame de acá», me pedía. Es un horror la atención, dicen que están con muchos pacientes, desbordados, pero no es justificativo”.

Al mediodía, la mujer visitó nuevamente el lugar y ya su madre no respondía, y aún así seguía atada, siempre según el relato de Aurelia. “Nadie me daba una respuesta, les dije que mi mamá entiende, asi que yo no sé por qué la ataban. Sólo me dijieron que se movía mucho”, agregó.

“Son cómo 20 personas internadas en la guardia, tuve que pedir por favor que los separen porque están todos juntos. No pueden tenerlos asi”, siguió Aurelia desesperada. En un momento de  “Por favor, sacame de acá”

Por el momento, espera una respuesta rápida del hospital, donde los médicos le prometieron que la iban a trasladar a una sala común y mejorar la atención.