Un policía blanco comparecerá este lunes por primera vez ante un jurado acusado de matar al afroestadounidense George Floyd hace casi un año en la ciudad de Minneapolis, una muerte que desató históricas protestas contra el racismo en Estados Unidos.

Derek Chauvin, de 45 años, está acusado de asesinato y homicidio involuntario junto a otros 19 policías en el Departamento de Policía de Minneapolis, la ciudad más poblada del norteño estado de Minnesota, donde se desarrolla su juicio.

La imagen fue filmada y subida a Internet por un transeúnte y dio la vuelta al mundo, lo que llevó a que multitudes salieran a las calles de Nueva York, Seattle, París o Sydney para denunciar el racismo estructural y la violencia policial contra las minorías.

“¿Cómo alguien puede mirar este video y decir que Derek Chauvin no cometió un acto criminal que acabó en la muerte de George Floyd?”, se preguntó el domingo ante la prensa Ben Crump, abogado de la familia Floyd, denunciando “una ejecución cometida a plena luz del día”.

Un famoso abogado afroestadounidense de esta gran ciudad del norte de Estados Unidos, Jerry Blackwell, hablará en nombre de la fiscalía a partir de las 9 (las 11 de Argentina), en un edificio público transformado en un campamento atrincherado para este proceso excepcional que debería durar tres o cuatro semanas, informó la agencia de noticias AFP.

Eric Nelson, el abogado de Chauvin, intentará probar, en cambio, que el oficial de policía, que se declara inocente, siguió los procedimientos autorizados para controlar a un sospechoso y que no es responsable de la muerte de Floyd, de 46 años.

Hay varias manifestaciones previstas desde esta mañana, y las autoridades pidieron que se hagan en calma y de forma pacífica.

Debido a la pandemia de coronavirus, el juicio se llevará a cabo sin público, pero las audiencias se transmitirán en vivo y muchos estadounidenses las seguirán de cerca.

Se espera el veredicto para fines de abril o principios de mayo.

Los doce jurados deberán pronunciarse por unanimidad. De lo contrario, el juicio se considerará nulo. Este escenario, o una absolución, podrían desencadenar nuevos disturbios en Minneapolis, luego de los que estallaron a fines de mayo.

También debido al coronavirus, los otros tres policías involucrados en la detención que terminó con la muerte, Alexander Kueng, Thomas Lane y Tou Thao, serán juzgados en agosto por “complicidad en asesinato”.

Los juicios a agentes de policía por actos de violencia cometidos en el desempeño de sus funciones son de hecho muy raros y las condenas lo son aún más.

La municipalidad de Minneapolis, que decidió reformar en profundidad la policía, acordó a mediados de marzo pagar 27 millones de dólares por daños y perjuicios a la familia de Floyd para poner fin a su denuncia civil.