A cuatro meses de la muerte de Diego Armando Maradona, su hermano menor Hugo, contó que sueña con el ex futbolista y que hay noches en las que se despierta y le habla.

“Cuando lo sueño siempre lo encuentro hablándome. Me pregunta cómo estoy. ‘¿Cómo estás gordo? ¿Cómo estás cabezón?’. Hay noches que me despierto y me encuentro con que Diego me está hablando y yo le digo como le decía siempre: ‘¡Dejame de romper las pelotas!’. Es fuerte, pero son cosas que pasan en la vida”, señaló en una entrevista.

Además, imaginó cómo fue la llegada de su hermano al cielo, y el “reencuentro” con sus papás, Don Diego y Doña Tota. “Me imagino a Diego llegando al cielo y mi viejo esperándolo con un asado y mi vieja preparando la mesa. Él siempre nombraba a la “Tota”, “Tota”, mi papá no, porque siempre lo acompañó a todos lados. Nunca habló, nunca dio una nota. Mi mamá lo miraba y Diego ya sabía que es lo que tenía que hacer”, contó.

Asimismo, Hugo relató como vivió la pérdida de su hermano, a quien no pudo despedir físicamente. “Para ustedes se fue el futbolista, a mí se me fue un hermano, pero es duro para los dos. Es mi sangre y hay que recordarlo como lo recuerdan los futboleros, como futbolista. No me sorprendió la despedida que tuvo Diego, el problema fue esta pandemia que tenemos por todo el mundo. Si hubiese ocurrido en otra época todavía al cuerpo de mi hermano estaría dando vuelta por toda Argentina y por todo el mundo”, expresó. 

En tanto, por otro lado, continua la investigación por la muerte del astro del fútbol. Al respecto la junta médica se reúne para definir los detalles del informe a través del que expondrán sus conclusiones sobre si existió negligencia médica en el fallecimiento del “Diez”En eldocumento es observado bajo lupa, el desempeño del neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov y al denominado “grupo” de Matías Morla, es decir, las personas que rodeaban al extécnico de la Selección en sus últimos años de vida.

En tal sentido, determinarán si hubo abandono y una actitud dolosa por parte del entorno de Maradona, esto podría provocar que los fiscales a cargo del caso caratulen la causa como “homicidio doloso”, es decir, que hubo una acción predeterminada que le provocó la muerte de Maradona.

La junta médica que convocó la Justicia para esclarecer una eventual negligencia en el tratamiento médico a Maradona comenzó a trabajar el lunes 8 de marzo. Su conformación se produjo en la Superintendencia de Policía Científica de la Policía de la Provincia y se estipula que culminará su trabajo a fin de mes.

La junta interdisciplinaria está integrada por 10 peritos oficiales, entre médicos legistas, un cardiólogo, dos psiquiatras, un toxicólogo, un nefrólogo y un hepatólogo.

En el caso se investigan el accionar de siete personas: el neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov; el psicólogo Carlos Díaz; los enfermeros Dahiana Gisela Madrid y Ricardo Almirón; la médica coordinadora Nancy Forloni y el coordinador de enfermeros Mariano Perroni.

Maradona, de 60 años, fue ingresado en una clínica de la ciudad de La Plata el 2 de noviembre de 2020 por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio de la localidad bonaerense de Olivos, donde fue operado de un hematoma subdural.

El 11 de noviembre recibió el alta médica del sanatorio, pero con una internación domiciliaria para seguir bajo tratamiento. El 25 de ese mes falleció en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires y la autopsia determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada”. También descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.