El defensor argentino Leonardo Balerdi está en el centro de atención de los medios europeos tras ser protagonista de una “fiesta ilegal” en la ciudad catalana de Badalona.

Todo comenzó el fin de semana cuando la Guardia Urbana del lugar recibió una denuncia de los vecinos de la zona por ruidos molestos pasado el horario de toque de queda. Al arribar al lugar, se toparon con una reunión de más de 30 personas entre las que se encontraban el ex futbolista de Boca y su compañero de equipo Pol Lirola.

Los dos deportistas que actualmente se desempeñan en el Olympique Marsella, como los otros asistentes, recibieron denuncia por incumplir las normas sanitarias del COVID-19 que rigen esa zona, un delito de desobediencia grave. Pero además, según informaron las autoridades en las últimas horas, Lirola es señalado como uno de los tres organizadores de esta reunión que desató un escándalo.

La noticia la dio a conocer el diario local ARA, que brindó detalles sobre esa fiesta en un chalet con jardín que tuvo, al menos, la presencia de 33 personas. Actualmente, en esa región sólo se permiten reuniones sociales con seis concurrentes en un espacio abierto. “La Policía tardó tres horas en desalojar la vivienda”, aseguró el periódico Marca. El motivo es que se negaron a abrir la puerta a los agentes y recién pudieron ingresar cuando recibieron la autorización del propietario.

El hecho tiene gran repercusión tanto en España como en Francia. Balerdi y Lirola tenían la jornada libre en el Marsella, por lo que decidieron trasladarse hacia Cataluña, de donde es originario el futbolista español. Los diversos medios advierten que más allá de que los oficiales registraron a 33 personas, la reunión llegó a congregar hasta 50 asistentes.

La denuncia se había hecho alrededor de las 23, pero la casa se habría desalojado cerca de las 3 de la mañana. Según el citado medio catalán, el jugador español se defendió con que la fiesta ilegal era en realidad una “cena con seis personas”.

Lirola durante un partido ante Monaco (Foto: Reuters)Lo cierto es que la actitud del defensor argentino de 22 años y de su compañero de 23 años enojó al entrenador Jorge Sampaoli, según detalló el diario local La Provence. Ambos serán sometidos a diversos tests PCR para descartar que se hayan contagiado en la fiesta, podrían ser aislados preventivamente y desde el club le reconocieron a la agencia EFE que “es posible” que sean sancionados. El presidente del club, el español Pablo Longoria, primero pretende juntarse con Balerdi y Lirola para expresar su indignación con lo acontecido y darles la oportunidad de explicar lo sucedido.

Balerdi surgió de las inferiores de Boca, pero apenas llegó a disputar cinco partidos con esa camiseta antes de ser comprado por el Borussia Dortmund por una cifra cercana a los 16 millones de euros. En julio del año pasado, el Marsella lo adquirió a préstamo con opción de compra y hasta el momento acumula 17 presentaciones y 1 gol en ese club.

Lirola es un lateral derecho que emigró como juvenil desde el Espanyol a las inferiores de Juventus, aunque no llegó a debutar oficialmente en esa entidad. Pasó por el Sassuolo y la Fiorentina, antes de recalar a préstamo en el equipo francés.

Balerdi está a préstamo en el Marsella (Foto: Reuters)