Una enfermera denunció que fue esposada por una policía porque se negó a realizarle una extracción de sangre a un detenido debido a que no estaba habilitada para ello y además debía antes atender a otros pacientes, en un centro de salud de la localidad bonaerense de Longchamps.

Por el hecho se encuentra bajo investigación una sargento de la policía bonaerense, aunque por el momento las autoridades de la fuerza no adoptaron ningún temperamento, agregaron los voceros.

La enfermera Claudia Loto aseguró que al momento del hecho la agente policial “le sacó las esposas al detenido” para colocárselas a ella y consideró que si el preso no huyó fue “porque no quiso”.

El episodio, que se conoció en las últimas horas debido a la difusión de un video en el que quedó registrada la secuencia de lo ocurrido, sucedió el último domingo cerca de las 14 en la Unidad de Pronta Atención (UPA) 5 de Longchamps, partido de Almirante Brown, cuando dos agentes policiales arribaron con un detenido, acusado de un intento de homicidio.

Según relató la enfermera, una policía la “increpó” para que le realizara al detenido una extracción de sangre y orina, aunque ella se negó debido a que no está habilitada para realizar esa tarea y porque, a su vez, estaba atendiendo a un paciente con un dolor en el pecho.

“Le dije que mi matrícula para sacar sangre estaba vencida y no podía hacer la extracción. Ella (la policía) me increpa y me dice ´te doy la orden de que saques ya sangre´. Me niego y me retiro a seguir atendiendo al paciente y ahí escuchó ´a ésta me la llevo presa´. Cuando salgo de atender al hombre que tenía el dolor en el pecho, que era un código rojo, siento que me agarró y me esposó en la mano derecha”, expresó Claudia.

La mujer aseguró que estuvo “cerca de media hora esposada” y denunció que dejaron al detenido “suelto” junto a ella, mientras era retenida.

“Ellos (la policía) tienen el cuerpo médico policial en Lanús para eso (para sacar sangre a los presos), pero les es más fácil cruzar la calle y hacerlo acá. Ella (la policía) vino a darme órdenes a mí, pero yo no cumplo ordenes suyas”, remarcó.

Por su parte, Hilda Granotti, directora del Hospital Méndez de Almirante Brown, a cargo del UPA 5, aseguró que “no saben” por qué la efectivo reaccionó de esa manera y esposó a su compañera

“Cuando viene un informe de fiscalía procedemos a lo que nos indican. La policía que se acercó trajo una nota de la policía donde nos exigía que le extrajéramos sangre. Nosotros no hacemos ese tipo de análisis porque los realizan las dependencias policiales en Lanús y Quilmes”, indicó Granotti.

Y agregó: “La enfermera estaba atendiendo un posible infarto, por eso les dijo que esperen. No sabemos por qué reaccionó así la policía sacándole las esposas al detenido y colocándoselas a ella”

“No lo puedo creer. Me estoy recuperando en la parte cardíaca. Me hipertensé y tengo lesiones en las manos. Ayer estuve internada todo el día para hacerme un chequeo cardiológico. Tengo que moderarme en la parte emocional y cardiológica porque tengo que seguir trabajando”, resaltó.

En tanto, desde fuentes policiales dijeron que la mujer policía reaccionó de ese modo cuando la enfermera comenzó a “insultar” a los efectivos y se “abalanzó” a uno de ellos, motivo por el cual fue reducida y esposada, al tiempo que se negó en todo momento a identificarse.

Los voceros policiales dijeron que Asuntos Internos de la Policía bonaerense está investigando el accionar de la oficial que esposó a Loto pero que hasta el momento “no se ha tomado ningún temperamento” sobre ella.

La causa quedó caratulada como “averiguación de ilícito” por la fiscalía 4 de Lomas de Zamora.