La compañía de Elon Musk vuelve a fallar por cuarta vez consecutiva. La niebla ocultó la explosión, pero las transmisiones en vivo mostraron un destello.

El prototipo de cohete Starship SN11 de SpaceX explotó este martes al aterrizar en Boca Chica (Texas, EE.UU.). Se trata del cuarto fracaso consecutivo en este tipo de pruebas de cohetes de la empresa desde diciembre, en el marco del proyecto de vuelo espacial privado más importante de la compañía de Elon Musk hacia Marte.


El problema, al parecer, surgió cuando el operador de la nave anunció estar a 1 kilómetro de altitud. En ese momento, la señal de video quedó congelada y no pudieron tener más reportes. El cronómetro, en ese instante, marcaba 5 minutos y 49 segundos de vuelo. Poco después, el ingeniero de SpaceX, John Insprucker, confirmó que el prototipo no regresaría.