Los denunciantes alegan que se “ha recrudecido la represión estatal en contra del pueblo mapuche”, especialmente los que hacen reclamos de territorio.

Comunidades mapuche de la región chilena de La Araucanía presentaron una querella en contra del presidente Sebastián Piñera por el delito de genocidio.

La acción legal fue ingresada en el Juzgado de Garantía de Temuco, capital de La Araucanía, en la que pidieron que se citara a declarar a Piñera en calidad de imputado.

De acuerdo con una declaración pública, los denunciantes señalan que actualmente se “ha recrudecido la represión estatal en contra del pueblo mapuche, especialmente en contra de comunidades que levantan dignos procesos de recuperación territorial”.

Las comunidades mapuche añaden que la “militarización” de su territorio “ha generado sistemáticas violaciones a los derechos humanos en tanto también derechos colectivos”.

Además, enumeran algunos de los hechos que han registrado como consecuencia de esa militarización, como “golpes, baleados, torturas y asesinatos”, sobre todo a niños y niñas, adolescentes, mujeres y personas ancianas.

Los denunciantes califican esta situación como una “guerra de baja intensidad”, con la cual el Gobierno chileno declara al pueblo mapuche como su “enemigo interno”.

“Esta actual y sistemática política de exterminio a nuestro pueblo mapuche se constituye en un genocidio”, enfatizan.

Incidentes en la Araucanía

Desde el año pasado, se han registrado una serie de incidentes en la Araucanía chilena, que no solo comprende a la región homónima, sino también a la provincia de Arauco, al sur de la Región del Biobío, en el sur del país.

El 3 de febrero pasado, se registraron tres ataques incendiarios en diferentes sectores del sur de la provincia de Arauco a una vivienda, unas cabañas de veraneo y una capilla católica. Ese mismo mes fueron incendiados cuatro camiones y hubo ortos ataques similares en varios días.

En marzo continuaron los ataques, un carabinero resultó herido en un procedimiento durante una toma de terrenos, fueron incendiadas maquinarias de uso forestal y el último incidente, registrado el pasado sábado 27, involucró a un equipo periodístico de Televisión Nacional de Chile (TVN), integrado por el periodista Iván Núñez y el camarógrafo Esteban Sánchez, que fue atacado con disparos.

A pesar de que los hechos siguen bajo investigación, tanto las víctimas de los daños materiales como las fuerzas de seguridad y el Gobierno les atribuyen los ataques a presuntas agrupaciones mapuches radicalizadas, dentro de una disputa por los territorios considerados ancestrales.

Sobre el último hecho, el ataque al equipo periodístico, Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), a la que las autoridades atribuyeron este hecho, desmintió esa versión y señaló que podría tratarse de grupos mapuche que han sido “comprados” por las empresas forestales.

Según la versión de Llaitul, Núñez “se encontró con un grupo de personas que son contrarios a la CAM” y al movimiento autonomista. De hecho, aseguró que quienes perpetraron el ataque contra el equipo periodístico son “gente que trabaja para las forestales”.

“Lamentablemente son mapuche y están bajo los programas y planes de las forestales”, comentó, según reporta Diario Universidad de Chile.