A fines de 2020, Gladys “La Bomba Tucumana” se vio envuelta en un escándalo cuando se filtraron audios en los que agredía y trataba despectivamente a su exnovio Sebastián Escacena.

“¿Qué se puede esperar de un burro que no sea una patada? Negro, sucio, villero, inmundo. ¡Que te metiste en mi casa!”, le dijo. Ahora, usando ese material como prueba, el joven tucumano denunció a la cantante por “discriminación” ante la Fiscalía PCyF N°22.

En la acusación que presentó en el Ministerio Público Fiscal, el damnificado expuso que las “referencias aberrantes” hacia su persona le generaron un grave perjuicio dado el alcance que tuvieron en los medios de comunicación. “No es fácil salir a la calle y que la gente te grite ‘negro villero’. Estoy muy dolido por la discriminación de Gladys. Todas las cosas que ella dijo me afectaron mucho a mí y a mi familia. Estoy muy triste”, aseguró el hombre en diálogo con Clarín.

Frente a esta situación que planteó su defendido, el abogado Alejandro Cipolla explicó cuál fue la motivación para acudir a la Justicia: “Entendemos que los dichos de la señora fueron terribles”.

La denuncia llega a días de que la exparticipante del Cantando 2020  asegurara que temía por su vida. “Con él no tenía vida social. Era una gorda, parecía una señora mayor. Él era malo. Ahora que estoy alejada de él me doy cuenta. Me hacía daño. Viví una violencia de género increíble. Tengo miedo. Capaz voy y me espera en algún lado y no sé… Le hice dos denuncias. Tuve que ir a la comisaría con mucha vergüenza”, expresó en Nosotros a la mañana.

La referente de la movida tropical sostuvo que cuando se separó “empezó a vivir”. Comenzó a quererse, se puso a dieta para mejorar su calidad de vida y hasta se compró la ropa que le gustaba, ya que anteriormente era él quien le traía las prendas.

Yo tuve un padre golpeador, fui una niña golpeada. Las pasé todas. Siempre desconfié de mi novio. Era una prisionera. Nadie lo quería y yo no me daba cuenta. Hasta hace poco seguía en mi casa y no había forma de sacarlo. La verdad es que no puedo creer las cosas que llegué a hacer. Por suerte soy una mina muy fuerte”, concluyó entre lágrimas.

Los audios discriminatorios de La Bomba

En 2017, Gladys La Bomba Tucumana llegó a Bailando por un Sueño  de la mano de Sebastián Escacena, un exfutbolista que la acompañaba a todos lados y que terminó convirtiéndose en su pareja. Sin embargo, aquella relación terminó en una serie de acusaciones cruzadas y denuncias.

En diciembre, cuando este asunto ya era todo un escándalo, comenzaron a filtrarse audios en los que la artista usaba utilizaba términos discriminatorios y denigrantes.

Anteriormente había salido a la luz una grabación en la que se escuchaba a la intérprete de “La pollera amarilla” hablar en un elevado tono; y en Los ángeles de la mañana  pusieron al aire otro audio. Sacado de contexto, el mismo es una respuesta de la artista a Sebastián, en la que comienza hablándole enojada, con insultos y luego le vuelve a echar en cara su nueva relación.

Luego, agrega en tono amenazante: “No, vos no sabés con quién te metés. No tenés idea. ¿Qué te pasa? ¿No sabés quién soy yo? ¿No sabés lo que te puede ocurrir en la vida? De todo, si yo me pongo en el papel de demonia podés…”.

Ya recomponiéndose del enojo da por terminada la conversación, pero no sin antes manifestarle su excelente presente amoroso: “La verdad es que yo co… maravillosamente bien, está muy dotado mi novio. Es hermoso, es intelectual, tiene trabajo, es divino, tiene auto de él que se lo ganó trabajando, no toma alcohol, es hermoso, tiene aliento rico… Es muy hermoso, muy bonito, tiene los dientes muy preciosos y yo estoy re enamorada de él y él de mí”.