Con el paso de los años, Kevin Durant fue poco a poco saliendo de su caparazón. Al principio era un jugador apacible y relativamente tranquilo, pero medida que comenzó a destacarse en la NBA fue transformándose en alguien mucho más áspero.

Fue el propio Rapaport, famoso comediante estadounidense, quien ha trabajado en más de 40 películas y en series de TV como Prison Break o Friends, quien filtró una serie de mensajes privados que la estrella de Brooklyn Nets le envió.

Recibo amenazas y mensajes repugnantes diariamente, pero nunca en mis sueños más locos pensé que Kevin Durant estaría entre ellos. Él ahora me está amenazando, criticando a mi esposa y quiere pelear. Se supone que este es el amor de Estados Unidos, ¿verdad?”, escribió.

Los mensajes publicados por el actor son de una conversación privada entre ambos que parece remontarse al año pasado. KD, jugador 11 veces All-Star y dos veces campeón de la NBA, utilizó un lenguaje homofóbico, misógino y profano para atacar al actor de 51 años. Según puede percibirse, el jugador estaba aparentemente enojado por algo que Rapaport había dicho sobre él. Hasta llega a desafiarlo a pelearse en las calles de la ciudad de Nueva York antes de pedirle la dirección de su casa.

“Tu esposa ni siquiera respeta tu trasero de puta”, es uno de los mensajes más fuertes de Durant, que constantemente agrede a esta celebridad estadounidense, a la que llama “perra pálida y pastosa que traga semen” y “pedazo de mierda”.

Después de que salieran a la luz estos chatsKevin Durant apareció en redes sociales para confirmar la autenticidad de los mensajes e hizo un tibio intento por calmar las aguas. “Dios mío, me disculpo”, escribió en los comentarios de Instagram de una publicación de Michael Rapaport. En otro tweet, afirmó que él y Rapaport tienen una relación de ida y vuelta, pero las capturas de pantalla proporcionadas por el actor no mostraban muchos de sus propios comentarios.

No es la primera vez que KD queda envuelto en un escándalo de este estilo. Es sabido que utiliza cuentas de Twitter secundarias para defenderse de las críticas en las redes sociales. No obstante, la NBA podría sancionarlo con una multa o suspensión como lo hizo previamente con jugadores como Kobe Bryant y Rajon Rondo por usar insultos anti-gay en la cancha.