En la madrugada del miércoles autores ignorados concretaron una incursión delictiva en el Club Atlético Arroyo Leyes (ubicado en el distrito homónimo) desde donde robaron una bomba de agua.

Según comentaron voceros de la entidad el ilícito se perpetró en horas de la madrugada, debido a que hasta las 21,30 hubo actividad en la institución ubicada sobre ruta provincial 1, altura del kilómetro 13,1 y calle 40 sin número.

“Cuando llegamos esta mañana nos encontramos con la ‘novedad’. No estaba la bomba centrífuga”, dijo Marcos, uno de los encargados del lugar.

“Era una bomba nueva, de corte automático, que la habíamos comprado e instalado en enero”, se lamentó.

Según se supo para lograr su objetivo los malvivientes se tomaron el ‘trabajo’ de romper un gabinete de ladrillos y cortar dos candados con el que estaba asegurado el artefacto.

“En esta zona el robo de bombas de agua es una pesadilla. Se están viendo muchos casos. Sobre todo en casas de familia o de fin de semana. La policía tiene que aumentar la vigilancia”, reclamó.