Mario Pergolini explicó hoy que decidió renunciar a la vicepresidencia de Boca Juniors “frustrado” por no poder imponer cambios en política de comunicación del club, al parecer en medio de un enfrentamiento con el máximo ídolo boquense Juan Román Riquelme.

No estoy enojado, estoy frustrado. Sí un poco triste por no poder lograrlo”, expresó Pergolini al finalizar su programa radial en Vorterix.

Y argregó: “La frustración es de uno, no del resto. Las decisiones hay que tomarlas en el momento. Estirarlas desgasta mucho más las cosas, no me gusta ocupar lugares porque sí“.

Pergoloni llegó al poder de Boca tras ganar las elecciones de fines de 2019 en la fórmula junto al presidente, Jorge Ameal, y Riquelme como vicepresidente tercero y a cargo del manejo del fútbol del club. 

En su explicación, Pergolini elogió a Ameal, a quien calificó de “increíble, bueno, sincero y frontal” que “quiere lo mejor” para el club.

Mi visión no pasaba por el fútbol. Ni soy fanático del fútbol, sólo lo soy de Boca. Escuché muchas cosas y es lógico que pase. Me fui por la suma de un montón de cosas. Sentí que no puedo llevar a cabo la visión que yo quería para el club“, dijo.

Y agregó: “No puedo aportar desde el fútbol , sí de donde fui exitoso, los medios y la tecnología. Si uno no puede llevar adelante lo que tiene que hacer, debe correrse, no quedarse porque el lugar es bueno o importante. Las comunicaciones deben ser en conjunto y tener cierta coherencia, si esa coherencia no existe se rompe“.

No voy a ser ingenuo y decir que todo está bárbaro. Esto es una decisión para que todos puedan seguir trabajando tranquilos. No podía llevar a cabo esta visión que tenía y que el club va a terminar haciendo. Vengo de un palo donde mando, necesito ser ejecutivo. A lo mejor no son mis tiempos”, comentó Pergolini.

El conductor radial, además, expresó que está “agradecido, honrado y orgulloso” de haber acompañado en la fórmula a Ameal y Riquelme, a quien consideró “un ídolo indiscutible, de un tamaño giganteso”.

Pero resaltó que, en su opinión, la comunicación del club debe estar a cargo de “hinchas de Boca” y no de una agencia.