El Gobierno del Principado baraja distintas hipótesis tras detectar un brote en una residencia de Langreo donde había culminado el proceso de vacunación frente al coronavirus

El Gobierno del Principado de Asturias flexibilizará las visitas, salidas e ingresos de nuevos usuarios en la red de geriátricos a partir del 9 de abril, como tenía previsto, a pesar del brote detectado en una residencia de Langreo en la que se vieron afectados ocho de sus 25 usuarios, todos ellos vacunados frente a la Covid.

Éste ha sido el primer brote en una residencia de mayores de Asturias en más de 40 días y una vez culminado el proceso de vacunación entre los trabajadores y usuarios de los 270 centros de mayores que hay repartidos por toda la comunidad, de los que el 96 por ciento ya ha completado la pauta de las dos dosis.

El origen del brote detectado en la residencia El Nadal, en Langreo, está siendo objeto de investigación por el servicio de Epidemiología del Principado, que baraja distintas hipótesis, según han señalado fuentes del Gobierno.

De los ocho positivos detectados en este brote, solo uno precisó de hospitalización, los siete restantes han estado asintomáticos y varios ya han negativizado el coronavirus.

Según la consejera de Bienestar Social y Derechos Sociales, la vacunación abre una puerta a la esperanza para devolver cierta normalidad a la vida de las personas que viven en estos centros que, en función de las características de cada uno, contarán con distintos planes de contingencia.

Tras visitar las obras de una nueva residencia en Lugones, la titular de Bienestar Social ha advertido de que la flexibilización debe ir acompañada también de la prudencia dado que la vacunación es efectiva, pero no impide todos los contagios.