Luciano Cáceres vivió una conmovedora experiencia tras la muerte de su madre. El actor se animó a contar que recibió un mensaje a 17 años de su fallecimiento, pero para eso, narró los últimos días de vida de ella.

“Mi mamá antes de irse tuvo muchos años cáncer. En el último momento, donde empezó a entrar y salir de coma, ya no hablaba, traqueotomía y qué sé yo, y yo le preguntaba sin hablar y me escuchaba, y ella me decía que estaba agarrada a su ángel, que era una mujer muy blanca, muy alta, como de 50 años, que se llamaba Amor”, recordó en la mesa de Juana Viale.

“Yo dije: ‘Bueno, mi vieja está medicada’. Pero todo el tiempo pasaba y volvía a pasar. En su último año de tratamiento, decidió abandonar toda la medicina convencional y solo hacía reiki y algunas terapias alternativas. Cuando quedó en terapia intensiva, llamé a la persona de reiki y me dijo que tenía que aprender a soltar. Yo me recontra enojé. Pero al final le dije a mi madre si quería que le traiga a alguien de reiki y me dijo que sí”, continuó el artista.

Y agregó nostálgico: “Esto fue un lunes y mi madre el miércoles a la noche entra en coma otra vez, pero esta vez me dicen: ‘Ya está, despedite’. Pasó todo el jueves, el viernes, yo había quedado que el sábado iba una persona de reiki. Fue y me dijo: ‘Yo no puedo hacer nada‘. Y mi mamá, que estaba postrada desde hacía muchos días, cuando esta persona le impuso las manos sobre sus piernas empezó a mover las piernas, y lo mismo con las manos. Ahí fue que le dije: ‘Agarrate fuerte a tu ángel’. Y partió ¿Cómo no creer en los ángeles, Juana?”.