La víctima es un hombre de 51 años que fue hallado en su bañera con distintos cortes producidos por una de las espadas que tenía en su hogar. Ya descartaron la hipótesis de un robo. Ocurrió en Tucumán.

Un hombre de 51 años fue encontrado asesinado en la bañadera de su casa de la capital tucumana, con cortes en distintas partes del cuerpo realizados con un sable que tenía exhibido en su casa y que suele emplearse en artes marciales.

La víctima, identificada como Rafael Uncos, fue hallada el lunes a la mañana por sus padres en la bañera de su casa del barrio Oeste.

Las fuentes informaron que alrededor de las 10 una vecina vio al perro de Uncos fuera de la vivienda, lo que le llamó la atención, por lo que se acercó al domicilio para avisarle.

Al ver que el dueño de casa no contestaba al llamado, se comunicó con sus familiares y los padres de Uncos acudieron al lugar.

Cuando ingresaron a la vivienda, los padres del hombre lo encontraron en la bañadera asesinado y cubierto de sangre.

Investigación en marcha

De acuerdo con lo informado por el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales, Uncos presentaba cortes de arma blanca de gran tamaño en distintas partes del cuerpo que le ocasionaron la muerte.

Según las pesquisas, las heridas mortales habrían sido ocasionadas por una de las cuatro espadas sables que la víctima, que practicaba Karate, tenía exhibidas en su casa.

Hasta el momento no fue identificado el autor del crimen, aunque sospechan que puede tratarse de una persona conocida por Uncos, a la que se le permitió el ingreso a la casa, ya que no encontraron puertas forzadas ni faltaban objetos de valor de la vivienda, lo que hizo descartar la hipótesis de robo.

Por otra parte, elementos encontrados en la escena del crimen hacen suponer a los investigadores que el agresor también puedo haber sufrido heridas cortantes, por lo que la policía releva centros de salud de la zona, para determinar si ingresaron pacientes con lesiones de estas características, señalaron fuentes policiales.

Cámaras en el barrio

Además, los efectivos registran imágenes tomadas por cámaras de la zona y convocaron a declarar a vecinos y conocidos de la víctima, con el fin de dar con información que le permita encontrar al asesino.