Pagarán hasta nueve mil pesos a quienes entreguen un arma de fuego