Este miércoles en la noche, el proyecto de ley que busca la regulación de la eutanasia en Colombia superó su primer obstáculo en el Congreso: una proposición de archivo que pretendía hundir la iniciativa antes de llegar a debate.

Con una votación de 83 votos por el sí y 60 por el no, el representante liberal por el Valle del Cauca, Juan Fernando Reyes Kuri sacó adelante su propuesta y, este jueves, se debatirá desde las 9:00 a.m. en la plenaria de la Cámara de Representantes.

El proyecto iniciará su segundo debate formal este jueves en la Plenaria de la Cámara, pero el miércoles se abrió la discusión cuando se debatió en la Comisión primera donde se presentaron dos proyectos de archivo que no pasaron ya que no lograron los 85 votos necesarios.

En su intervención el representante Reyes Kuri dijo que no pretendía juzgar o criticar la visión de nadie, pero pidió que no se limite el derecho a las personas de decidir sobre su propia vida y a morir dignamente. Ahora con la discusión en la Plenaria de la Cámara, que puede tomarse todo el día, se tratará de superar la votación de diciembre de 2019 cuando esta misma corporación hundió el proyecto de Reyes Kuri con un resultado 69 a 77.

Si en este debate la plenaria decide aprobarlo, avanzaría al Senado, donde correrá el mismo proceso anterior en dos debates y si supera esas votaciones, será sancionado por el presidente de la República y finalmente revisado por la Corte Constitucional que lo ratifica. Y es que los detractores del proyecto han descalificado la iniciativa argumentando que no se trata de vivir con dignidad sino de una pena de muerte, así lo argumenta el congresista Buenaventura León, del partido Conservador.

La representante por la Alianza Verde, Juanita Goebertus, intervino este miércoles en la Comisión y explicó que el proyecto garantiza que solo puedan acceder a la eutanasia mayores de 18 años, personas que estén en condiciones de sufrimiento intolerable o con una enfermedad terminal incurable, además de que la persona tuvo que haber expresado su voluntad de hacer parte del procedimiento apoyado por un Comité. “Yo tengo un compromiso personal con este proyecto (…) porque pude ver a mi mamá hace más de un año decirnos, luego de un cáncer muy duro de cinco años, que no estaba dispuesta a que se le perpetuara la vida de manera artificial y esa voluntad la pudimos materializar”, contó Goebertus agregando que lo pudo lograr gracias a que hubo médicos capacitados.

Uno de los discursos más aplaudidos fue el del representante John Jairo Roldan, del partido Liberal quien explicó que el proyecto no es para tomar decisiones a la ligera por la vida de otra persona.