La fiscal de San Lorenzo Melisa Serena fue acusada en libertad por incumplimiento de los deberes de funcionario público y por omitir la persecución de delitos tras conocerse los audios que le envió Ugolini (sindicado en la causa) donde le pidió información por operativos en garitos y puertos secos en los que se nombra al senador Traferri

La fiscal fue imputada este miércoles en el marco de la megacausa por juego clandestino en Rosario que derivó en la detención del fiscal Regional Patricio Serjal, el fiscal Gustavo Ponce Asahad y el empleado del Ministerio Público de la Acusación (MPA) Nelson Ugolini por cobrar coimas al empresario del juego Leonardo Peiti. Si bien en esta audiencia Serena no fue acusada por delitos que la incluyan en la asociación ilícita, los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, le atribuyeron el incumplimiento de los deberes de funcionario público y omitir perseguir delitos que fueron conocidos en ejercicio de sus funciones.

De acuerdo a la acusación Ugolini, Ponce Asahad y Serjal recibían 5 mil dólares mensuales de Peiti a cambio de alivianar su situación procesal y mantenerlo informado sobre investigaciones en su contra. Al abrir el teléfono de Ugolini, los fiscales encontraron audios que comprometieron la situación de la fiscal Serena y también del senador provincial, Armando Traferri, de quien solicitaron sin suerte su desafuero en la Cámara alta provincial.

Voceros del MPA especificaron que le imputaron el hecho ocurrido el 6 de febrero de 2020 cuando Serena mantuvo una conversación intercambiando mensajes por Whatsapp y Telegram con Ugolini, alias Coqui y secretario de Ponce Asahad, donde éste le solicitó información acerca de eventuales allanamientos que se estaban haciendo en San Lorenzo por delitos de juego ilegal y prácticas delictivas popularmente conocidas como puertos secos.

Los fiscales remarcaron que estas conversaciones se extrajeron del teléfono de Ugolini y que con estos indicios se determinó que la fiscal Serena sabía de la existencia de las investigaciones sobre estos hechos y no puso en conocimiento a los fiscales de la Agencia contra la Criminalidad Organizada de Rosario. También la acusaron por omitir iniciar una investigación por estas actividades ilícitas, explicaron las fuentes.

Los audios  

Los intercambios de mensajes de audios entre Ugolini y Serena que hicieron referencia los fiscales fueron éstos: “Rubia, el tema es así, yo trato de conseguir la info por los mismos policías. Sé que entraron investigaciones a San Lorenzo, el tema que le tengo miedo a Aquiles (por el fiscal Balbis). No creo que sea tan idiota que siendo fiscal de San Lorenzo enfrentarte al Pipi Traferri –por Armando, el senador provincial del PJ–. Es lo peor que podés hacer. Es como allanarle la casa a (el titular de los fiscales provinciales Jorge) Baclini siendo del MPA de Rosario. El tema es que no te olvides que hace poco tiempo (el fiscal Matías) Edery terminó allanando la Jefatura de San Lorenzo”.

Ugolini explicó un poco más: “Si es desde acá de Rosario, para tocarlo al Pipi Traferri tienen que pasar por Gustavo (por su jefe, Ponce Asahad) y tiene que pasar por Serjal sí o sí, no lo pueden tocar si no y máxime cuando Serjal está enfrentado con Sain”. Y agregó que “el único que banca a Sain es Baclini y hasta ahí nomás”.

El empleado del MPA continuó: “Porque me llega la info que supuestamente se estaba quejando parte de PDI de Rosario que había ido a San Lorenzo un policía, creo que Herrera de apellido, que lo habían mandado de acá. Habían pedido un allanamiento en calle Vélez Sarsfield de un cíber, un garito, no sé qué historia y no le habían dado bola. Vos metele, dale para adelante, cualquier cosa preguntáme que lo toco a éste acá en Rosario y Gustavo me va a saber decir si se toca o no se toca. No te olvides que nosotros antes de fin de año (por 2019) nos comimos una curva que lo llamó el propio Pipi a Gustavo y casi lo ahorca, me entendés. Por culpa del idiota de (fiscal Matías) Merlo que venía de Melincué que quiso hacerse el fantasma y a Gustavo lo dejaron entre ceja y ceja. Justo antes de las elecciones este otro salió a tumbar juego clandestino y puerto seco. Yo no creo que se vayan a meter ahí pero viste, (el ministro de Seguridad Marcelo) Sain no tiene escrúpulos, ese es el peligro más grande”.

Vale recordar que Merlo fue el primero que empezó a investigar a Peiti por por juego clandestino e intentó allanar salas ilegales en Rosario, pero según la investigación, el fiscal Ponce Asahad le advirtió al capitalista y levantó los sitios que iban a ser requisados.

Serena respondió así: “¿Qué pretende el pelotudo de Sain? ¿Que nosotros nos pongamos a investigar esas causas para ir en contra de Traferri? Fijate que no son ni siquiera inteligentes para armar tácticas. Porque vos podés mandar a la gente de Rosario. Fantástico. Se puede investigar toda la parte de juego clandestino, bárbaro. Y llega a la Fiscalía a hacer la intermediaria para agarrarlo: ¿A quién? ¿A Traferri en el medio? Justo nosotros vamos a agarrar a Traferri. Ni siquiera tiene inteligencia este tipo. La verdad de lo que vos me decís de Aquiles de juego clandestino no me acuerdo lo que pasó. No sé ni siquiera qué año fue pero me parece que es una jugada que es peligrosa para el MPA completo, para el MPA de San Lorenzo por lo pronto”.

El Iphone que la fiscal se niega a desbloquear

La fiscal Melisa Serena fue imputada a las 15 de este miércoles en el Centro de Justicia Penal, en una audiencia que no requirió un juez debido a que quedó relacionada con el proceso en libertad. Pasadas las 16, el fiscal Edery explicó que la acusación se basó con las pruebas recolectadas en el celular de Ugolini y agregó que continuarán con las medidas para intentar abrir el teléfono de Serena.

El equipo Iphone fue secuestrado y la funcionaria del MPA aún no brindó la clave para desbloquearlo. Edery consideró que como fiscal no tiene la obligación como tampoco la negativa de poner a disposición el contenido de su teléfono agrava su situación procesal, pero aclaró él lo daría para demostrar que no tiene nada que ocultar.

Con respecto al desempeño de la imputada como fiscal adjunta, Edery explicó que la Fiscalía no tiene competencia sino que la que decidirá el futuro de la fiscal será la auditora general del MPA, María Cecilia Vranicich, quien evaluará si Serena merece alguna sanción.