Un ex trabajador del laboratorio Vivotecnia grabó las imágenes entre 2018 y 2020, que hoy sirven a la organización por los derechos de los animales Cruelty Free International para pedir el cierre de la empresa, que ha recibido fondos de la UE, por “crueldad gratuita y abuso”.

Vivotecnia, un laboratorio de investigación por contrato con sede en Madrid, experimenta con diversos animales, entre ellos monos, perros, cerdos pequeños, ratas, ratones y conejos para las industrias biofarmacéutica, química, cosmética, tabacalera y alimentaria.

En las imágenes tomadas por el ex trabajador se ve a los técnicos sacudir y golpear a las ratas para aturdirlas, decapitaciones de ratones con tijeras, conejos atrapados en dispositivos de sujeción, con heridas y magulladuras y perros arrojados por la fuerza en cajas y jaulas.

En las imágenes más gráficas se aprecia cómo un técnico extrae sangre de los ojos de una rata plenamente consciente, y a un miembro del personal dibujando una cara en los genitales de un mono macho anclado a una mesa mientras otro técnico le extrae sangre.

En un comunicado enviado al rotativo británico, el director ejecutivo de Vivotecnia, Andrés König, ha negado categóricamente las acusaciones. “Trabajamos en todo momento para garantizar la calidad de nuestro trabajo, siempre teniendo en cuenta el bienestar animal”, afirmaba.

El denunciante anónimo asegura que informó de su preocupación a sus superiores, pero no se tomó ninguna medida.