El gobernador de Mendoza Rodolfo Suárez mantendrá las medidas sanitarias de restricción nocturna desde las 00.30, una amplitud horaria algo mayor a la establecida por el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que entró en vigencia desde este viernes, y comunicó que seguirán abiertos los casinos y casas de juego en los horarios establecidos.

Suárez había anunciado la medida esta semana, días antes que el presidente Alberto Fernández oficializará la prohibición de realizar actividades a partir de la medianoche e instruyera el cierre de los locales gastronómicos, sociales y recreativos desde las 23. Ayer, el mandatario mendocino ratificó su propia franja horaria nocturna, aunque aclaró que “vamos a respetar el espíritu del decreto”.

“Nosotros estipulamos que la alerta sanitaria debía ser desde las 00.30 horas y esto tiene mucho sentido y lo vamos a mantener. Queremos que los restaurantes y toda la mano de obra que genera puedan seguir manteniéndose”, sostuvo el gobernador en conferencia de prensa.

Además, el gobierno provincial se desmarcó también de la disposición del DNU que establece no efectuar reuniones sociales en el ámbito hogareño. Aunque Mendoza cuenta con departamentos con riesgo epidemiológico, en Mendoza están habilitados los encuentros privados hasta diez personas en los domicilios particulares, y rige el límite de 20 personas cuando se efectúan en el espacio público al aire libre. Los aforos también se mantendrán en locales gastronómicos se mantendrán en el orden del 50% de su capacidad.

“Todo lo que tiene que ver con eventos como cumpleaños fiestas de carácter masivo quedan prohibidas por decreto nacional”, agregó el funcionario.

"Queremos que los restaurantes y toda la mano de obra que genera puedan seguir manteniéndose", dijo Suárez en conferencia de prensa. “Queremos que los restaurantes y toda la mano de obra que genera puedan seguir manteniéndose”, dijo Suárez en conferencia de prensa.

Según el mandatario, las disposiciones se van a aplicar en todo el ámbito provincial. “No podemos tener una disposición que cambie de Guaymallén a Capital o Godoy Cruz, no tendría ningún tipo de sentido. Hoy los datos que tenemos de la enfermedad no son alentadores, y sin ningún lugar a dudas, estamos viviendo lo que se denomina la segunda ola”, sostuvo Suárez.

Aunque coincidió con la alerta sanitaria, lo llamativo del criterio mendocino es que se mantendrán los casinos abiertos y casas de juego. “Los casinos funcionarán teniendo en cuenta los horarios de la alerta sanitaria, el factor ocupacional y el distanciamiento”, apuntó el ministro de Gobierno, Víctor Ibañez.

El gobernador dijo que uno de los ejes de la política sanitaria estará en “controlar lo clandestino”. Esta semana, se definieron controles con puestos fijos y dinámicos que estarán habilitados para aplicar multas de entre 10 mil y 50 mil pesos a quienes infrinjan la restricción de circulación o realicen eventos sociales no autorizados entre las 0.30 y las 5.30. Los espacios tendrán que tener su autorización correspondiente.

“El límite de las 00.30 facilita detectar las fiestas ilegales y esto va acompañado de fuertes operativos policiales con las multas estipuladas por el código penal”, anticipó Suárez.

Crítica a la campaña de vacunación

En la rueda de prensa, Rodolfo Suárez hizo un repaso del manejo de los insumos para la pandemia. En ese marco, apuntó directamente al Gobierno nacional sobre el faltante de vacunas, y la controversia que impulsó un sector de Juntos por el Cambio para que las provincias y el sector privado queden habilitados para adquirir vacunas contra el COVID-19.

“Cuando esto se inició, fuimos pioneros en comprar respiradores y no pudimos porque el Gobierno nacional recomendó que sean ellos quienes centralizaran insumos. Esa política nos pareció bien, pero en enero Santiago Cafiero dijo que las provincias no podíamos comprar vacunas. De todos modos, en diciembre lo intentamos y recién hoy nos dicen que eso se puede hacer”, arrancó el gobernador con su alegato, para luego rematar: “Hemos activado todos los contactos posibles para hacerlo pero es muy difícil. El Gobierno nacional prometió millones de vacunas y no cumplió y ahora les tira la pelota a las provincias. De todos modos, vamos a intentar comprarlas”.

Sobre los fondos que tiene Mendoza para afrontar la pandemia, Suarez señaló: “Eso lo vemos día a día, tiene que ver con la recaudación diaria y recibimos la coparticipación por ley, que depende de lo que recaude la Nación. Lo que decimos es que hay impuestos que tienen que ser coparticipados y no lo son, como el de la riqueza. Debe ser algo previsible y aún no lo es”, lamentó.

Mendoza superó ayer por primera vez desde que se declaró la pandemia el año pasado los mil contagiados por coronavirus en una jornada. Este jueves, los casos positivos registrados fueron 1.020 sobre 3.530 testeos realizados, según informó la cartera de salud de la provincia cuyana. La ministra de Salud local, Ana Nadal, informó que la ocupación de camas de terapia intensiva “está en el 70 por ciento” en toda la provincia.

“El Gobierno está incorporando más camas e insumos en todos los hospitales. El Hospital Central ayuda a contener el coronavirus y tendrá más camas críticas y resolverá situaciones como la cronicidad en la terapia intensiva. Estas inversiones están pensadas para resolver ahora el problema, pero quedan para el futuro”, confió Nadal.