La ciudad tiene a la fecha 2385 pacientes en tratamiento, con un nuevo promedio que ronda los 250 nuevos positivos por jornada, casi el triple que a fines de marzo.

En poco más de diez días el panorama se complicó y la mayoría de las clínicas privadas de la ciudad advierte que no tienen camas disponibles para internación o están al límite de su capacidad. “Y todavía falta lo que dejó Semana Santa”, advirtieron desde uno de esos establecimientos, seguros de que el paso de casi 180000 turistas hace unas pocas jornadas aportará al rebrote de coronavirus, que por cierto ya se hace notar y genera picos de preocupación.

“Sin disponibilidad de camas de internación”, se lee en el cartel bien grande y visible que luce sobre uno de los vidrios del sector de Guardia de la Clínica Pueyrredon, donde con suerte trabajan “a cama caliente” con una rotación de pacientes que depende de su evolución. Que hay plazas depende de que se recuperen los internados por Covid. O que mueran.

Mar del Plata tiene a la fecha 2385 pacientes en tratamiento, con un nuevo promedio que ronda los 250 nuevos positivos por jornada, casi el triple que a fines de marzo, cuando la curva que estuvo en descenso durante el verano encontró un piso para entrar en nueva, sostenida y muy preocupante escalada. Ayer se reportaron 11 fallecimientos. Anteayer fueron 14 y desde el inicio de la pandemia ya son 1493.

Gustavo Elicabe, presidente de la Federación de Clínicas de Buenos Aires (FEcliba) confirmó a LA NACION que la situación del sector “es muy preocupante” y ratificó que el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva, tanto las del área reservada para pacientes diagnosticados con Covid 19 como las de otras patologías, “es muy alto, casi al límite”.

En la Clínica 25 de Mayo, otro de los establecimientos más reconocidos y de mayor capacidad que tiene el distrito, mediante una nota pegada en las puertas de acceso al edificio se advierte sobre demoras para la atención de pacientes con síntomas de Coronavirus.

“Debido al aumento en la demanda se registran varias horas de demoras ” en el ingreso a consultorios para emergencias de Covid 19, dicen. Y aclaran que la disponibilidad de camas para internación con ese cuadro clínico “se actualiza a diario”, por lo que también dependen de la evolución de los pacientes internados. Las empresas de emergencias médicas que asisten a pacientes en domicilio demoran hasta 12 horas en encontrar un lugar libre para internación.

Segunda ola
La preocupación es grande e inquieta a las autoridades. La secretaria de Salud municipal, Viviana Bernabei, avisó hace unos días que Mar del Plata ya sentía el impacto de la segunda ola y que estaban expectantes de los resultados de aquel torbellino turístico que se dio en Semana Santa, a comienzos de este mes, con un rendimiento fenomenal.

Consecuencia de esa tensión es la reunión que está prevista para mañana a la mañana en la sede de Zona Sanitaria VIII, donde autoridades de organismos y establecimientos públicos coincidirán con responsables de clínicas, sanatorios y hospitales privados para revisar el escenario y elaborar un plan conjunto. Allí estará Fecliba junto a funcionarios de Salud municipal y provincial del distrito, así como de IOMA y PAMI, que también dependen del Estado y tienen una fuerte intervención en el sistema con la atención a sus afiliados o beneficiarios.

En establecimientos públicos del distrito el problema no dista demasiado de lo que viven los privados. Fuentes del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) confirmaron a LA NACION que hasta ayer sábado había siete pacientes en terapia intensiva y con respirador por un cuadro de Covid, otros tantos con asistencia de oxígeno y una docena con seguimiento clínico.

Elicabe contó el caso de la Clínica Pueyrredon, donde las cinco camas de UTI del área Covid, en el segundo piso, están completa, s así como tienen xx pacientes en otra área de cuadros críticos con pacientes que ya superaron el coronavirus pero siguen graves por neumonía bilateral. “Solo el jueves tuvimos que suspender 12 cirugías programadas por falta de camas”, aseguró a LA NACION sobre esta administración de plazas para casos complejos.

Desde el municipio se había reclamado esta semana que el sector privado contemple este nuevo pico de coronavirus y priorice las camas UTI para las víctimas de la pandemia. Pidieron “aunar esfuerzos” para “evitar el colapso” posible del sistema de salud, que vive momentos de seria gravedad.

De acuerdo al último parte de la Secretaría de Salud, difundido a última hora de este sábado, en clínicas, sanatorios y hospitales de la ciudad hay 47 camas UTI ocupadas, de las cuales 34 corresponden a pacientes con Covid, 24 de ellos con asistencia respiratoria mecánica. El pasado 26, cuando se registraban 91 casos diarios y se iniciaba el actual repunte en los contagios, solo había en uso 23 plazas de terapia intensiva, menos de la mitad con demanda de respiradores.

A la par de esta segunda ola de contagios se mantiene el operativo de vacunación, que durante las últimas dos semanas se mantiene sostenido, con casi 85000 aplicaciones. Para mañana lunes se espera el arribo y distribución de casi 10000 nuevas dosis de Sputnik V, destinada a adultos mayores, franja de mayor riesgo y que aquí tiene fuerte incidencia en el conglomerado social. Uno de cada cuatro residentes en Mar del Plata tiene edad superior a los 60 años.