Aunque los resultados finales se publicarán en mayo, los investigadores ya han identificado una disminución de las hospitalizaciones por coronavirus y la incidencia de casos graves.

Un pequeño municipio de Brasil culminó el domingo el experimento inédito que consistió en inmunizar a toda la población adulta para medir la eficacia de la vacunación masiva en la reducción de la transmisión del covid-19. Esta experiencia ha puesto a esta ciudad en una situación excepcional en medio del avance descontrolado del virus en el resto del país.

En Serrana, una localidad de 45.644 habitantes, a tres horas de Sao Paulo —donde más de 80.000 personas han muerto por el coronavirus—, se comenzó el 17 de febrero el ‘Proyecto S‘, que consistió en la aplicación de la vacuna china CoronaVac al 98 % de los habitantes mayores de 18 años. Este estudio fue desarrollado por el Instituto Butantan.

De los 30.000 habitantes aptos para ser inmunizados, se registraron 28.380, de los cuales 27.722 recibieron la primera dosis y 27.160 tuvieron ambas aplicaciones. Así, un total de 562 no recibieron la segunda dosis del fármaco, en su mayoría por decisión propia. 

La población registrada corresponde al 62,18 % del total de habitantes de Serrana, mientras que la que efectivamente se inmunizó es de 59,51 %.

En la cuenta de Facebook de la alcaldía de esta ciudad, se colgó un mensaje de agradecimiento al Instituto Butantan, tras concluir la última jornada de vacunación.

¿Qué han descubierto los investigadores?

Si bien los resultados finales se publicarán a mediados de mayo, los investigadores ya han identificado una disminución de las hospitalizaciones por coronavirus y la incidencia de casos graves.

El Instituto Butantan ha afirmado que para que la inmunidad esté completa es necesario esperar dos semanas después de la segunda dosis y, a partir de ese lapso, podrán ser observados los resultados preliminares.

Cuando se inició el proyecto, Serrana poseía la mayor tasa de infección, que doblaba a todos los municipios de su entorno.

Durante el estudio, que llevó casi dos meses, sus organizadores tuvieron que desmentir noticias falsas que circulaban en las redes sociales sobre el supuesto aumento del número de muertes en esta ciudad dormitorio, cercana a Sao Paulo.

“Un privilegio”

Los habitantes que participaron han mostrado su satisfacción por formar parte de esta iniciativa en el contexto de colapso sanitario y aumento de casos y muertes por covid-19 en Brasil, que ya sobrepasaron las 350.000.

Uno de los participantes, Romildo Amaro Augusto, aseguró que era un “privilegio” y que se inscribió junto a su familia en el proyecto apenas los empadronadores llegaron a su casa. Este hombre, de 67 años, relató a los organizadores que ha sufrido varias pérdidas de sus amigos de infancia, fallecidos a causa de esta enfermedad.

Otra de las participantes, Elisangela Aparecida de Nigro, de 40 años, lamentó que la gente “hable mal de la vacuna”, ya que es un “beneficio” y fue desarrollada para “ayudar”. “La tomé y me sentí bien. Es seria, segura y va a tener un efecto positivo”, afirmó.

¿Qué se espera hallar?

La finalidad de este proyecto es determinar cuál es el efecto de la vacunación en masa sobre la evolución de la pandemia. Así, los organizadores esperan determinar la eficacia de la inmunización en la disminución de los casos de coronavirus. 

Del mismo modo, se pretende determinar si hay reducción de la carga de morbilidad, a través del análisis de las cifras de ocupación de camas hospitalarias y número de consultas médicas.

También se probará la eficacia de la vacuna contra las variantes brasileñas del coronavirus, principalmente la P.1, que han puesto en vilo a Brasil y a los países vecinos ante el aumento de casos y muertes. 

Este estudio también arrojará datos sobre la adhesión de la población a la vacunación, las reacciones adversas y los efectos indirectos en la economía y en la circulación de personas.

Asimismo, se podrá estudiar la efectividad de las herramientas utilizadas en este estudio para la contención de la pandemia como el control de vacunación, el monitoreo de reacciones y el censo de la población.