Según las primeras averiguaciones de la Policía bonaerense, el hecho nada tuvo que ver con la cofundadora de Madres de Plaza de Mayo y estaría vinculado a un intento de robo “común”.

Un violento tiroteo tuvo lugar en la puerta de la casa de Hebe de Bonafini, donde dos delincuentes intentaron robar a dos policías civiles que estaban de consigna en la vivienda ubicada en la ciudad de La Plata, y como resultado de la balacera, uno de los malhechores resultó herido y el segundo detenido.

Fuentes policiales indicaron que el hecho tuvo lugar pasada la medianoche de este martes en la calle 45 entre 20 y 21 de la mencionada localidad, cuando dos hombres a bordo de un rodado de color oscuro se acercaron a los policías (que estaban de civil) con fines de robo.

Uno de los delincuentes bajó del auto y se dirigió hacia el personal policial que estaba allí apostado, y en ese momento, el ladrón comenzó un forcejeo con el sargento Néstor Solís y abrió fuego contra el policía, quien repelió la agresión, al igual que el otro efectivo Ricardo Tessari, provocando que los malhechores se den a la fuga, a bordo del automóvil en que circulaban, que se trataba de un Peugeot 307 color negro.

Luego se estableció que, en el Hospital San Martin de La Plata, entró un hombre de nombre Jonatan Zabala, de 33 años de edad, herido con tres disparos de arma de fuego en el abdomen, el cual había sido trasladado en el automóvil por Gerardo Luís Nieto, quien fue aprehendido por personal policial bonaerense en el nosocomio.


Por el hecho, interviene la Comisaria 4ta de la Policía bonaerense, que labró actuaciones con intervención de la UFIyJ N° 5 de La Plata a cargo del Dr. Menucci, quien dispuso recibirle declaración testimonial al personal policial interventor en la sede policial, caratulando el hecho “Tentativa de robo y abuso de arma”.

En tanto, hasta el momento no fue hallada el arma utilizada por los delincuentes y personal de Policía Científica de la Provincia de Buenos Aires, se encuentra registrando el automóvil utilizado por los mismos, en busca de elementos de prueba. Según la policía, se trató de un hecho común, sin ningún tipo de relación con la custodiada.