Un ente regulador quiere retirar de todas las plataformas digitales los videos y bloquear las cuentas de los youtubers e instagramers que practican el mukbang mientras conversan con sus seguidores. ¿Por qué lo hacen? 

La pandemia del coronavirus generó que la gente se proteja en sus casas por las recomendaciones de las autoridades sanitarias a lo largo y el ancho del planeta.

Uno de los grandes problemas de la población mundial con estas restricciones fue el incremento de peso y la cantidad de personas que tienen problemas de salud por la obesidad y el poco movimiento y es por eso, que la Comisión Central de Inspección Disciplinaria de China intimó a las plataformas de contenidos a no viralizar más tendencias populares como el “mukbang”, en la que youtubers e instagramers se graban en directo ingiriendo una gran cantidad de alimentos o tomando bebidas sin parar mientras charlan con sus seguidores.

El ente regulador  chino afirmó que las plataformas no deben limitarse en tales casos a un mero aviso de advertencia, sino que tienen que retirar el contenido inapropiado y bloquear las cuentas de los autores de ese tipo de videos.

También sostuvo que es necesario endurecer el castigo para las personas que suben esos contenidos.

“Comportamientos como los ‘videos de consumo excesivo’ no solo perjudican la salud física de los presentadores y provocan el desperdicio de alimentos, sino que promueven una mentalidad fea y perjudican gravemente la sana ecología de la industria”, planteó la comisión, donde se indica además que los autores de los videos de ‘mukbang’ ganan hasta 3.000 yuanes, equivalentes a unos 458 dólares, gracias a su amplia audiencia.

Este desafío originado en Corea del Sur, que se hizo popular en china en China, a pesar de que las autoridades de ese país lanzaron desde el inicio una campaña para poner fin a esta práctica.

En 2018, Pekín cargó contra los contenidos “inapropiados” difundidos en Kuaishou, un sitio web para compartir videos, y suspendió la cuenta del usuario Hebei Pangzai, que con pasmosa regularidad compartía con sus 400.000 seguidores transmisiones en las que se mostraba bebiendo grandes cantidades de cerveza.