Personal de la Brigada Motorizada apresó esta madrugada a un sujeto, el que terminaba de cometer un hecho de daño y robo en una sucursal de la heladería Trevi, ubicada en bulevar y 4 de Enero.

Eran cerca de las 4 cuando los agentes patrullaban por el citado sector cuando observaron a un individuo que, al ver a los uniformados, comenzó a realizar maniobras para evadirlos.

Ante tal situación los actuantes decidieron interceptar al sospechoso y chequearlo. Fue entonces cuando se descubrió que éste llevaba en su poder una balanza digital de tamaño chico y un minicomponente Sanyo. Al ser entrevistado por dichos elementos, el hombre no supo justificar su tenencia.

En simultáneo con este procedimiento el servicio de emergencias 911 avisó sobre un hecho de daño que había ocurrido en la heladería Trevi. Los policías fueron hasta el lugar y constataron que los objetos secuestrados pertenecían a dicho comercio.

Así las cosas el detenido (un hombre de 36 años) fue conducido a sede policial, donde quedó a disposición de la fiscalía en turno.