Un joven asesinó a su hermano de un disparo en la cabeza cuando manipulaban un arma en su casa de Fraga al 3000. La fachada de la casa tiene agujeros de bala, aparentemente de un hecho previo

Barrio Urquiza se tiñó de tragedia este miércoles a la madrugada. Un adolescente mató accidentalmente a su hermano de 15 años de un disparo en la cabeza cuando manipulaban un arma. La fachada de la casa donde ocurrió este terrible episodio tiene agujeros de bala, aparentemente de un hecho previo.

La víctima fue identificada como Pablo Moisés Aguirre, de 15 años. Tenía una herida de arma de fuego en la región occipital. Según informaron, desde Fraga al 3000, recibió el disparo por parte de su hermano, de acuerdo a testimonios de familiares que estaban en el lugar.

Según los primeros testimonios aportados a la investigación por parte de familiares de la victima, el chico fue a ese domicilio que se encontraba deshabitado junto a un grupo de personas –no identificadas por el momento–, cuando comenzaron a manipular una pistola calibre 9 milímetros y el adolescente terminó con el disparo en el cráneo.

En inmediaciones de la casa se desplegaban tareas ordenadas por el fiscal de Homicidios Dolosos Patricio Saldutti, como relevamiento de la escena, rastros y planimetría. Se secuestró una vaina servida y proyectiles intactos en el lugar. Dicho operativo estaba a cargo de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y personal de la comisaría 32ª.

Se puso en conocimiento del hecho al Juzgado de Menores en turno por la posible presencia de menores de edad en dicho grupo de personas.