Leandro Vargas, de 26 años, murió tras ser apuñalado por uno de los sujetos que entró a su casa. Familiares y allegados incendiaron la vivienda del sindicado homicida.

Vargas fue a exigirle en la noche de este martes al sindicado delincuente que le devolviera lo que le había robado.

Según vecinos, empezaron a pelear, el sospechoso sacó un  cuchillo y le provocó la herida mortal. 

El presunto autor del hecho, cuya identidad hasta el momento se desconoce, quedó detenido.

“Esta persona quedó detenida como supuesto autor de homicidio simple. Estamos investigando las circunstancias en las que sucedieron los hechos”, dijo el fiscal de Instrucción, Alejandro Peralta Otonello.

Enrique Luján Antonio, suegro de la víctima, indicó que el joven ya había radicado en otras oportunidades distintas denuncias por robos.

“Hubo una discusión y le pegó un puntazo en el cuello. También hirió a otro chico, de 17 años. Lo hirió en el pulmón”, precisó.

Comentó además que su hija, en otro episodio anterior, terminó apuñalada en la pierna.

“Se juntaron todos los vecinos y conocidos del barrio y le prendieron fuego a la casa, directamente”, dijo.

Otro vecino del sector manifestó: “Es una vergüenza. La Policía no hace nada”. 

“Sabían que robaban garrafas y las vendían. La gente está cansada. La Policía sabe que son unos ratas malandras”, añadió.