Sucedió en el Parque Camet de la ciudad balnearia. El fenómeno se llama cabello de ángel y es casi imperceptible para el ojo humano. El veneno de esos arácnidos no afecta a las personas.

Por unas horas, el Parque Camet de Mar del Plata se convirtió en una plaza de Londres al producirse un fenómeno raro y ocasional que suele suceder en la ciudad inglesa: llovieron arañas.

Según investigaciones científicas, se denomina lluvia de cabello de ángel y es casi imperceptible al ojo humano. Es habitual que se registre luego de un período de inestabilidad, cuando las arañas migran utilizando su tela a modo de paracaídas o barrilete.

Las arañas suben a arbustos elevados, durante los días soleados elaboran la seda y la exponen al viento dejando que ésta haga el resto del trabajo.

Las especies que habitan en Parque Camet son de la familia de las línífidas y como la mayor parte de sus especies, no poseen un veneno capaz de afectar al ser humano.

Algunas arañas de la familia de los linífidos frecuentemente producen lluvias de hilos de telaraña en Inglaterra y el hemisferio norte. Australia y Nueva Zelanda también tienen casos frecuentes, causados por varias especies nativas de arañas y por algunas especies introducidas de linífidos.