Riccardo Ceccobelli compartió la noticia con sus fieles y aseguró: “Mi corazón está enamorado y quiero intentar vivir este amor”.

Riccardo Ceccobelli tiene 42 años, es cura y logró sorprender a todos con una profunda confesión. Durante una misa dominical, anunció ante los fieles presentes que estaba enamorado y que había decidido dejar la sotana.

Exmiembro de la diócesis de Todi, en Perugia, Italia, Ceccobelli elevó el pedido a su superior para dejar de ser cura. “Mi corazón está enamorado, aunque nunca tuve la posibilidad de traicionar las promesas que hice. Quiero intentar vivir este amor”, le aseguró el religioso a su superior, el obispo Gualtiero Sigismondi.

Desde la Iglesia, expresaron su solidaridad con el sacerdote. “Todo mi agradecimiento a Don Riccardo por el servicio realizado hasta ahora. Y en primer lugar, le envío mis más sinceros deseos para que esta elección, hecha en plena libertad como él mismo me dijo, pueda garantizar la paz y la serenidad”, declaró Sigismondi.

“No puedo seguir siendo coherente, transparente y correcto con ella (la Iglesia) como siempre lo fui hasta ahora”, dijo el cura, de acuerdo con un comunicado eclesiástico.

“Todos nos quedamos atónitos cuando escuchamos sus palabras. No lo esperábamos, pero el amor no se puede mandar y don Riccardo demostró ser valiente y franco. Ciertamente la suya fue una elección muy dolorosa ”, contó un feligrés.

El diario Corriere della Sera contó que en el pueblo “todo el mundo lo sabía”. Es decir que en la localidad italiana donde vivía el cura circulaba la información, de que “Don Riccardo había sido visto con una mujer”. A pesar de los rumores, no trascendió la identidad de la persona que enamoró a Ceccobelli.