El organismo se mostró preocupado por lo que ocurrirá durante este mes sagrado, cuando son habituales las reuniones familiares y sociales, en la amplia región que reúne la mayoría de países musulmanes, desde Marruecos hasta Pakistán, y que cuenta con 679 millones de habitantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este miércoles que acatar las medidas preventivas para evitar la propagación de la Covid-19 durante el mes sagrado musulmán de Ramadán marcará el curso de la pandemia en los próximos meses en la región de Medio Oriente y el Norte de África.

El número de casos aumentó un 22% y el de fallecidos un 17% “la semana pasada respecto a la precedente” en la región, advirtió Ahmed al Mandhari, director de la oficina regional de la OMS en el Mediterráneo Oriental, informó la agencia AFP.

Al Mandhari, que hizo una rueda de prensa online desde El Cairo, habló de una “tendencia preocupante” en la amplia región que reúne la mayoría de países musulmanes, desde Marruecos hasta Pakistán, y que cuenta con 679 millones de habitantes.

“Estamos especialmente preocupados ante la posibilidad de que la situación actual se agrave durante el Ramadán si la gente no respeta” las consignas sanitarias dadas por la OMS, advirtió.

“Las acciones que los individuos hagan durante estas semanas marcarán el curso de los próximos meses. Todos nosotros tenemos las herramientas para evitarlo”, señaló.

Afirmó que el espíritu de Ramadán, que comenzó ayer, debe continuar en el sentido de “cuidar de uno mismo y de los demás, sin perjudicar” al prójimo, e insistió en “seguir las medidas para detener la cadena de transmisión” del coronavirus.

“Si estoy enfermo, me quedo en casa”, recomendó Al Mandhari, quien defendió que “las personas vulnerables, las que sufren enfermedades crónicas, deben quedarse en casa”.

También explicó que los países de la región recibieron vacunas contra el coronavirus, pero algunos de ellos, como Siria o Yemen, tuvieron acceso a una cantidad muy limitada.

La OMS aconseja que los rezos se realicen en lugares abiertos y que aquellos que sufren enfermedades queden exentos del ayuno diurno obligatorio

La OMS se mostró preocupada por lo que ocurrirá durante este mes sagrado, cuando son habituales las reuniones familiares y sociales, así como las salidas y compras en lugares concurridos, además de por las mutaciones del virus.

Este año, algunos países de la región han decidido mantener las mezquitas abiertas, a diferencia del Ramadán de 2020, el primero que se vivió en pandemia, consignó la agencia EFE.

Por ese motivo, una supervisora de la OMS para la región, Dalia Samhouri, afirmó que lo ideal es que los rezos se realicen en “espacios abiertos” y, si una persona sospecha que puede estar enferma, es recomendable que se quede en casa y rece desde el hogar.

Samhouri señaló que, al igual que aquellos que sufren enfermedades pueden estar exentos del ayuno diurno obligatorio, lo mismo ocurre con los contagiados por la Covid-19.

Aunque para este tipo de cuestiones religiosas, la experta de la OMS remitió a las instituciones islámicas, como la egipcia suní de Al Azhar, que emitieron fatuas (edictos islámicos) para orientar a los fieles durante el Ramadán en tiempos de coronavirus.