Autores ignorados se llevaron herrajes de bronce y hierro fundido que data del siglo XVIII. No hay detenidos.

Por Danilo Chiapello

El drama de la inseguridad golpea a todos. 

En las últimas horas autores ignorados perpetraron un robo en el Museo Histórico Provincial, en el corazón de barrio Sur, desde donde se llevaron valiosos fragmentos de  herrajes que datan del siglo XVIII.

Se trata de parte de dos aldabones de bronce y hierro fundido, los que estaban colocados en la puerta de ingreso de la institución ubicada en San Martín al 1400.

Una empleada del lugar fue quien durante la mañana del miércoles advirtió el faltante de dichos elementos, tras lo cual comunicó la novedad a las autoridades que de inmediato hicieron la denuncia.

La elaboración de dichos aldabones data del siglo XVIII y fueron parte de una donación hecha por la Compañía de Jesús ( los jesuitas) durante la década del 40 en el siglo XX.  

Valor histórico 

“Cuando hice la denuncia me preguntaron por su valor económico pero yo les aclaré que su valor histórico es incalculable. Creo que quienes hicieron esto no sabían lo que estaban robando”, precisó esta mañana Mariano Medina, director del museo, en diálogol.

Respecto a la procedencia de dichas piezas el funcionario explicó que “el Museo Histórico de la provincia fue creado en 1940 e inaugurado en 1943. Durante ese lapso la comisión organizadora comenzó a recibir donaciones de distintas familias e instituciones de Santa Fe.  Y quienes más donaciones hicieron en ese sentido fue la Compañía de los Jesuitas. 

Zona crítica 

En otra parte Medina sostuvo que “no es la primera vez que el museo sufre actos de vandalismo. Hace unos meses encontramos en el frente donde tenemos una placa conmemorativa de bronce, que estaba barreteada. De todos modos, por suerte hasta ahora, no hemos tenido grandes atentados. Hubo sí  hace muchos años robos dentro del museo de algunas piezas que en general fueron a parar a los coleccionistas”.

Esos casos puntuales refieren al robo del arma del gobernador Servando Bayo y a un pendiente que pertenecía a María Josefa del Pilar Rodríguez del Fresno, esposa de Estanislao López; este último elemento pudo ser recuperado. 

No obstante reveló que “a partir de que publicamos lo ocurrido en Facebook e Instagram, muchas personas nos comentaron de hechos similares en barrio Sur, donde se roban picaportes o piezas de bronce de algunos inmuebles o en espacios públicos”.

“Lo que nos pasó no escapa a la realidad de la ciudad en general y de barrio Sur en particular”, prosiguió. “El Museo Etnográfico tuvo hechos de vandalismo, también el Convento de San Francisco que tuvo que cerrar las galerías con rejas”.