El jefe de Gobierno porteño le pidió una reunión urgente a Alberto Fernández para analizar la suspensión de clases presenciales y anunció que irá a la Justicia para evitar que los alumnos abandonen las escuelas.

Tras la decisión del presidente Alberto Fernández de suspender la presencialidad en las escuelas por dos semanas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta confirmó que la Ciudad irá a la Justicia para intentar evitar que los chicos abandonen las aulas. Además, le pidió una reunión de urgencia al jefe de Estado.

“Vamos a presentar un amparo ante la Corte Suprema. Una vez más: mi responsabilidad es hacer todo lo que esté a mi alcance para garantizar las clases presenciales”, sostuvo el funcionario porteño, que apelará la decisión de la Casa Rosada con el objetivo de que el próximo lunes los chicos permanezcan en las escuelas.

“Tenemos, antes del lunes, tres días para tener el diálogo que no pudimos tener con el Gobierno nacional. Yo le propongo al Presidente reunirnos esta misma tarde para discutir, con la evidencia y con las recomendaciones de los expertos, cómo hacer para que los chicos el lunes estén en las aulas. El lunes los chicos tienen que estar en las aulas”, agregó Larreta en conferencia de prensa.

“Mi convicción es que los chicos y chicas tienen que estar el lunes que viene en las aulas y mi responsabilidad es hacer todo lo posible para que eso suceda”, continuó.

De esta forma, la Ciudad volverá a presentarse ante la Justicia tal como lo hizo en septiembre pasado, cuando recurrió a la Corte Suprema por el recorte de fondos de la coparticipación para financiar el aumento de la Policía bonaerense. La nueva presentación también se hará ante el máximo tribunal de Justicia.

Para Larreta “es inexplicable” que el mandatario haya tomado una decisión unilateral. “Más cuando veníamos teniendo reuniones constantes durante los últimos días para hablar de qué medidas podíamos tomar para frenar la suba de casos”, detalló.

“Estamos totalmente en desacuerdo con la decisión del Gobierno nacional de cerrar las escuelas por dos semanas, en esta situación epidemiológica”, describió el funcionario porteño, que detalló que 15.000 chicos abandonaron la escuela o están en riesgo de hacerlo.

“La educación presencial, respetando los protocolos como lo venimos haciendo, no genera mayores contagios. Y no puede suspenderse de manera intempestiva. No hipotequemos el futuro de los chicos. Las aulas más peligrosas son las aulas cerradas”, insistió.

“Es la primera vez desde el inicio de la pandemia que están tomando una medida que afecta a millones de personas sin siquiera consultarnos, sin siquiera dialogar un minuto sobre lo que pensaban hacer”, sostuvo al mostrarse visiblemente molesto.

De manera tajante, Larreta sostuvo que el Gobierno nacional decidió tomar estas medidas restrictivas “porque no cumplió con la cantidad de vacunas que prometió a finales del año pasado”.

“Y ahora que no pueden cumplir, decidieron cambiar la estrategia de compra”, arremetió. “Hasta la semana pasada, toda la compra de vacunas estaba centralizada en el Gobierno nacional, como ocurre en la mayoría de los países del mundo”, enfatizó Larreta, que pidió reforzar aún más el sistema de salud para enfrentar la segunda ola de coronavirus.

Por otra parte, rechazó la participación del Ejército Argentino y de las fuerzas federales en las calles de la Capital Federal “si esto no está coordinado como corresponde y ajustado a las leyes vigentes, como siempre hicimos”.