El aspecto anímico del actor tampoco pasa un buen momento debido al constante ida y vuelta judicial con Angelina Jolie.

A los 57 años, Brad Pitt sigue siendo una de las estrellas más queridas de Hollywood y está considerado como un icono de la belleza y un referente de la sexualidad masculina. Sin embargo, la estrella de Pecados capitales y Leyendas de pasión no pasa por sus mejores momentos, ni físicos ni emocionales. Las últimas noticias e imágenes que se tienen o de él así lo demuestran.

El miércoles, Pitt fue fotografiado saliendo de una cita médica, en concreto del dentista. Lo que para casi cualquier habría supuesto un poco de medicación y salir de la clínica con la mano sujetando la mandíbula, se convirtió en algo más. Tuvo que retirarse del centro clínico, situado en Beverly Hills, en Los Ángeles, en una silla de ruedas.

Empujado por un guardaespaldas y visiblemente delgado y encorvado, Pitt quería pasar desapercibido. Además del obligatorio barbijo, llevaba lentes de sol y, sobre la cabeza, la capucha de su buzo. Primero fue llevado hasta la puerta por personal de la clínica y allí fue uno de sus guardaespaldas quien se hizo cargo de empujar la silla. De hecho, el asistente intentó taparlo con una campera para evitar que fuera fotografiado, pero no lo logró.