Italia lanzó el primer tren de pasajeros “libre de COVID” Para poder acceder al mismo, los interesados deben presentar un test en el que demuestren no tener coronavirus. Este viernes partió el primero desde Roma con destino a Milán

El primer tren “libre de COVID” de Italia, en el que sus pasajeros han tenido que demostrar que no padecen coronavirus antes de subir, partió este viernes desde la estación de Roma Termini con destino a Milán, en una iniciativa de la compañía pública italiana de ferrocarriles Trenitalia.

A las 08.50 hora local (06.50 GMT) salió el primero de los dos trenes diarios que efectuarán el mismo recorrido, pero a la inversa, dado que el segundo saldrá de la estación Central de Milán a las 18.00 (16.00 GMT) con destino a Roma, aunque no se descarta que tras la fase inicial los viajes puedan ampliarse a otras ciudades.

Los pasajeros que deseaban embarcar tuvieron que presentarse en la estación 45 minutos antes de la salida con un documento que certificara el resultado negativo de un test PCR o de antígenos efectuado en las 48 horas anteriores al viaje, según explicó la compañía.

También era posible realizar la prueba de forma gratuita y, para ese fin, la Cruz Roja instaló una carpa junto a la estación de Termini, donde también estuvieron presentes el ministro de Infraestructuras, Enrico Giovannini, y el de Turismo, Massimo Garavaglia, para apoyar la iniciativa.

Las pruebas gratuitas se podrán hacer en ambas estaciones, siempre que se reserve a la hora de adquirir el billete, mientras que los niños de hasta 6 años de edad están exentos de realizar el test, a menos que los padres lo soliciten expresamente.

Quienes ya estén vacunados también deberán exhibir un certificado negativo o someterse a la prueba antes de salir, al igual que todo el personal que viaje en los trenes, desde los maquinistas hasta el personal de restauración o limpieza.

En los casos en que la prueba de un resultado positivo, el precio billete será reembolsado al 100%, incluso si el cliente lo ha comprado con tarifas reducidas, según Trenitalia.

En cualquier caso, los trenes viajarán con una capacidad del 50%, como sucede en el resto de los ferrocarriles italianos por la normativa nacional vigente.