Luego de que el Gobierno decretara el cierre por 15 días de las escuelas, una institución educativa privada de La Plata aseguró que mantendrá la presencialidad y que acudirá a la Justicia para hacer valer “el derecho de cada niña y niño”.

Una escuela de La Plata decidió declararse en rebeldía y continuar con las clases presenciales pese a lo dispuesto por el presidente de la Nación, Alberto Fernández en el DNU que aplica mayores restricciones en el AMBA por la llegada de la segunda ola de coronavirus en nuestro país.

En un comunicado, la institución educativa privada llamada Esseri protestó que el cese de la educación presencial “pone en grave peligro a todos los alumnos, generando daños irreparables en su salud psíquica y emocional, y amplifica además, otras problemáticas ya generadas luego de un año de ausencia en las aulas y cuarentena”.

“Nuestro Colegio ha establecido protocolos, capacitado al personal, y adecuado las instalaciones para cuidar la salud de todos. Es por ello, que tanto en el Nivel Inicial como en el Nivel Primario, prácticamente no hemos registrado casos de COVID”, dijeron las autoridades.

Además desde la escuela sostuvieron que irán a la justicia “para hacer valer el derecho de cada niña y niño a su acceso a la educación y el respecto de su integridad como persona, siempre priorizando la responsabilidad en el cuidado de la salud”.

A pesar de que el colegio pretende continuar con las clases presenciales, la institución aclaró que para “aquellas familias que no compartan la decisión tomada”, se les garantizará “la continuidad pedagógica a través de la virtualidad”.

“El día lunes, como siempre, los esperamos a todos. Es muy importante para nosotros contar con su apoyo, y resulta esencial que trabajemos juntos con mucha bondad y empatía. Educación es libertad. Sin educación y libertad, no se respeta la vida”, fue el final del mensaje brindado por el colegio Esseri firmado por los directivos y representantes legales Flavia Juliano, Eugenia Scarpinell, Ana Laguna y Guillermo Santillán.

Hace unos días, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, había afirmado que “la evidencia nos permite confirmar que bajo los protocolos y cuidados necesarios para prevenir contagios de coronavirus, la escuela es un lugar seguro”, ya que los contagios de maestros y alumnos no superaba el 1% del total.

Sin embargo, este viernes el Presidente aseguró que “los datos científicos dan cuenta que el problema no ocurre en los colegios, sino que detrás de la presencialidad de alumnos se genera todo un movimiento social que incrementa mucho la circulación ciudadana”.