Sucedió en la madrugada del sábado en barrio Matheu, de Rosario. Personal policial arribó al lugar donde había un grupo de jóvenes reunidos y al momento de registrar a los asistentes, se encontraron con el arma.

En el marco de los operativos para garantizar el cumplimiento de las medidas restrictivas dictadas por el gobierno nacional y a las que adhirió la provincia de Santa Fe, en la madrugada de este sábado se desarticuló una fiesta clandestina. Sucedió en Dorrego al 3900 y personal policial se hizo presente en el lugar.

Luego de dar por terminado el encuentro en el que había un grupo de jóvenes y de informarlos sobre la violación de un Decreto de Necesidad y Urgencia, los agentes comenzaron a requisar a todos los asistentes.

Como resultado de esto, un chico de 15 años terminó demorado y puesto a disposición de la Justicia de menores por portación de un arma de fuego.

De acuerdo al reporte policial, al palpar al menor, los policías encontraron entre sus ropas una pistola Bersa modelo 64 calibre 22 con el cargador colocado y ocho municiones en su interior. Ante esto, los efectivos procedieron al secuestro del arma y al traslado del menor a la comisaría 15ª.