Carabineros desbarató la reunión, en el interior de un laboratorio clínico ubicado frente a un hospital de Santiago de Chile, por violar la cuarentena y los protocolos contra la propagación del coronavirus. Detuvieron a 29 empleados.

El cuerpo de Carabineros de Chile descubrió una fiesta clandestina en un centro destinado a detectar infecciones de coronavirus en Santiago, la capital del país.

Los efectivos irrumpieron en el interior de un laboratorio clínico y detuvieron a 29 empleados de la empresa Tested. Según comprobaron, no sólo estaban violando la cuarentena sino que en la reunión no se cumplía ninguna de las precauciones dispuestas por el Gobierno, como el distanciamiento social y el uso de tapabocas.

El laboratorio, ubicado enfrente de un hospital, se dedica a procesar y análisis los tests PCR que se realizan miles de chilenos todos los días para determinar si están contagiados de Covid-19.

El hecho tuvo lugar mientras Chile atraviesa un nuevo confinamiento por el aumento de casos, internaciones y muertos por la pandemia. Según cifras del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS), ya fallecieron en todo el país más de 33 mil personas por Covid-19 o por consecuencias de esa enfermedad.