Todos los fines de semana, la Policía clausura fiestas clandestinas en Córdoba. Este no fue la excepción. Uno de los eventos más convocantes fue el detectado en un domicilio de barrio Argüello Norte, sobre calle Mogrovejo a la altura del 8100.

Tras el ingreso de un llamado al 911 que alertaba sobre la realización de una fiesta en esa zona de esta Capital, personal policial arribó al lugar en donde constató la presencia de 306 asistentes.

El responsable de la vivienda de 23 años fue multado y el encuentro fue desactivado.

Por su parte, en el interior también se dieron reuniones sociales no permitidas.

En la ciudad de Alta Gracia fueron desarticuladas dos fiestas; otra en Villa María y una más en General Cabrera. En tanto, en la localidad de Brinkmann, al noreste provincial, se labraron ocho actas por infracción en encuentros realizados en domicilios particulares.

En las jurisdicciones que comprenden las Unidades Departamentales Norte de la Policía de Córdoba, fueron 12 las fiestas detectadas en Colón, Sobremonte, San Justo, Río Seco, San Javier e Ischilín.