Ocurrió en Lanús. Los delincuentes venían de robarle el auto a una mujer en Capital. Hay al menos 3 prófugos y un detenido.

Todo pudo haber terminado en tragedia. La víctima del intento de robo y otro vecino se sumaron a defender al hombre que se les plantó a los delincuentes armados: no hubo muerto de milagro.

De los cuatros ladrones, uno fue detenido: tiene 16 años, es del barrio de Pompeya y quedó a disposición de la Justicia. Sus cómplices escaparon.

Las imágenes de lo sucedido en Lanús, donde los vecinos se defienden mano a mano con los ladrones, fueron tuiteadas, por el jefe de Gabinete y responsable del área de Seguridad del Municipio de Lanús, Diego Kravetz.

El funcionario apoya la campaña que junta firmas en la plataforma change.org para que se “castigue con prisión la tenencia de réplicas de armas de fuego”, ya que “no constituye delito esta portación” y se usan en “3 de cada 10 delitos”.

En la plataforma también abogan para que se cambien las penas para los delincuentes que son atrapados en un auto robado: no se los acusa de robo, sino de encubrimiento, que tiene una pena menor.

Domingo de furia
Lo cierto es que, este domingo, Carlos, su yerno Miguel y los vecinos de Lanús sufrieron golpes y un susto tremendo.

Todo ocurrió luego de que los delincuentes asaltaran en Capital a una mujer y le robaran el Citroën C3 blanco. Incluso, sustrajeron una bicicleta y la dejaron luego tirada en un supermercado.

Con ese Citroën C3, cruzaron al Conurbano por la zona de Puente Alsina: que une Pompeya con la zona Oeste de Lanús.

Unos 43 minutos después de robar el coche, y mientras la víctima hacía la denuncia en la Comisaría Vecina 6B de la Ciudad de Buenos Aires por robo a mano armada, los ladrones cruzaron a Lanús y se encontraron con Carlos (68), cuando estacionaba su Renault Clio bordó a metros de Itapirú y Moreno, en Valentín Alsina.

Tres delincuentes se bajaron del Citroën C3 para interceptar a Carlos: intentaron robarle, lo rodeaban y cuando estaban por irse apareció el Chevrolet Corsa bordó de Miguel, el yerno de 37 años de la víctima del robo, que directamente chocó contra el auto de los ladrones, se bajó y los enfrentó.

A los segundos, la calle se convirtió en un ring de boxeo entre ladrones y vecinos víctimas y hartos de la inseguridad: Miguel sufrió varios golpes en la cabeza y los ladrones escaparon. Pero uno de ellos no llegaría muy lejos.

Las cámaras de monitoreo fueron clave para que la policía capturara a las pocas cuadras a un menor de 16 años, sospechoso de haber participado del intento de robo. Está en la Comisaría 5° a disposición de la Justicia.