Una balacera descomunal se desató este lunes en las calles de barrio Villa del Parque y con el sol en lo más alto del cielo.

Por Joaquín Fidalgo

Cuando las armas de fuego dejaron de escupir balas, en el piso habían quedado tendidas cuatro personas.

Todo pasó en la cuadra de Pasaje Irala al 4600, poco después del mediodía, en un horario en el que habitualmente mucha gente pasa por ese lugar de la zona oeste de la ciudad de Santa Fe.

Más de un vecino debió arrojarse cuerpo a tierra para evitar ser alcanzado por los proyectiles. “Nosotros estábamos comiendo y corrimos para alejarnos de las ventanas”, contó un hombre domiciliado en las inmediaciones.

Según indican algunos relatos, todo comenzó unos minutos antes, cuando un grupo que se encontraba en el lugar fue increpado por otro que llegó en moto.

Se habría generado entonces una dura pelea “a las piñas”, manifestó una mujer. Luego, los que habían arribado en el vehículo se fueron, pero prometieron que iban a regresar con los “fierros”. Y cumplieron.

“Eran tres en una moto, pero ninguno del barrio”, aseguró una vecina.Sin piedad, estos sujetos abrieron fuego. Un hombre que podaba un árbol en las inmediaciones tuvo que esconderse detrás de una de las ramas. “Sentí como me pasaban los balazos zumbando por al lado”, contó ya en horas de la tarde.

Los heridos fueron trasladados al Hospital Cullen en distintos autos particulares. Eduardo García, de 41 años, ya había fallecido cuando los médicos pudieron examinarlo. Tenía un tiro en el pecho y múltiples heridas de arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Casi al mismo tiempo, ingresó al centro público de salud Maximiliano Vergara, de 35 años, en estado delicado. Él también había sido alcanzado por un disparo y por al menos una puñalada.

Otra de las víctimas se llama Maximiliano Cristaldo y tiene 23 años. Sufrió tres impactos de bala y su estado de salud es reservado.

Finalmente, en el incidente también resultó herida Gabriela Vera, una mujer de 35 años que se domicilia en las inmediaciones y que estaba en la vereda de su casa cuando fue alcanzada por un proyectil. Afortunadamente, ella estaría fuera de peligro.

El caso está en manos de personal especializado de la Agencia de Investigación Criminal. Peritos de la División de Ciminalística recogieron evidencia en la escena del crimen.