Escuelas: ¿por qué es necesario sostener la presencialidad?