Un juez condenó a Ignacio Valderrama por ordenar el asesinato de su esposa, Andrea Flórez, con el fin de cobrar un seguro de vida que ascendía a los 95 millones de pesos.

Según lo reveló Noticias Caracol, Flórez no fue la única víctima del hombre, pues, durante la lectura del fallo, se conoció que este ya tenía una condena de cuarenta años por el homicidio de otra mujer en condiciones similares:

Tenemos dos coincidencias cercanas y es el hecho de la muerte de estas dos señoras en poco tiempo transcurrido, entre los dos decesos. Como un hecho o una circunstancia que une los dos casos; es la existencia de pólizas de seguros tomadas por las occisas, cuya beneficencia estaba para Ignacio Valderrama Becerra al 100%”, dijo el juez.

Además, en la audiencia también se reveló que los dos crímenes ocurrieron con apenas tres meses de diferencia, entre agosto y septiembre del 2007. Para la época en la que estos hechos ocurrieron, el condenado ocupaba un alto cargo en una compañía de seguros.

Entretanto, el abogado del sentenciado apeló la decisión del juez: “Este defensa considera que no existieron elementos materiales probatorios y evidencia física que lo ligara directamente a él como determinador del homicidio de su esposa”.

Un caso similar se produjo en el pasado febrero con el asesinato de un hombre de 32 años, voluntario de la Defensa Civil de Chinchiná, Caldas, en el cual estaría involucrada por una mujer, para cobrar un seguro de 612 millones de pesos.

En el hecho la Sijín allanó la vivienda de la mujer, que era la pareja sentimental del occiso, y encontró documentos de un seguro de vida por un valor que rondaba los 500 millones de pesos. Tras continuar con las investigaciones, las autoridades descubrieron que el hombre asesinado era poseedor de un seguro de vida por 612 millones de pesos.

En los registros aparecía que el 90% de este beneficio era para la mamá de la capturada quien aparecía como la madre de crianza del fallecido. Sin embargo, los uniformados lo desvirtuaron, pues la señora en cuestión había perecido hace tres años.

Las autoridades adelantaron investigaciones para conocer si un homicidio ocurrido en 2011 en Chinchiná, también bajo las mismas condiciones, tiene relación alguna con esta mujer, quien fue puesta a disposición de las autoridades judiciales por delito agravado. En la audiencia, esta quedó en libertad pero seguirá vinculada al proceso.