El ministro de Hábitat y ex intendente de Avellaneda contestó las críticas: “No tengo absolutamente ninguna responsabilidad en lo que pasó”.

Luego de que estallara el escándalo de la vacunación de la becaria y militante de 18 años Stefanía Desirée Purita Díaz en Avellaneda, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat y exintendente de esa localidad, Jorge Ferraresi, habló por primera vez del caso y se desligó totalmente del asunto.

En otro de los tantos escándalos dentro de la campaña de vacunación contra el coronavirus, Stefania Purita Díaz, una joven de 18 años militante de Agrupación Eva Perón, subió a sus redes sociales una foto mostrando el carnet de vacunación, luego de aplicarse la primera dosis de la vacuna china de Sinopharm. En su cuenta, también se la podía ver posando junto a Ferraresi.

Ahora bien, en diálogo con la periodista Nancy Pazos en el programa Ruleta Rusa, Ferraresi sostuvo que “el Municipio y yo no tenemos nada que ver en la elección de quién se vacuna, eso lo administra la provincia de Buenos Aires”.

“Jamás salí a contestar porque iban a decir que yo le echaba la culpa a (Axel) Kicillof, pero la realidad es que la culpa la tienen las personas que falsifican datos. La provincia de Buenos Aires vacunó a más de 1.500.000 personas y no puede estar con un escribano detrás de cada uno”, justificó.

Sin embargo, el ministro de Hábitat minimizó los vínculos con Purita Díaz, quien trabajaba como becaria de la Secretaría de Educación de la Municipalidad de Avellaneda, y reveló que la joven fue apartada del puesto que tenía. Además, el Municipio, que quedó bajo la gestión de su equipo y de su familia, presentó una denuncia para que se investigue la falsificación de documento público en la que habría incurrido Díaz para ser vacunada.

“Yo no tengo ninguna mancha, no tengo absolutamente ninguna responsabilidad en lo que pasó. El Municipio tiene 7000 empleados y 1000 becarios. Conozco a muchos, pero no a todos. Y las responsabilidades individuales son individuales. El sistema lo administra la provincia de Buenos Aires y lo hace en una forma extraordinaria”, mencionó.

Si bien Ferraresi se despegó del escándalo, Purita no solo milita en su agrupación Eva Perón, sino que parecería que, debido a fotos en redes sociales, figuraba como parte del equipo de la Subdirección de Ceremonial y Protocolo de la Municipalidad de Avellaneda, que se encuentra a cargo de Juan Alba Musich, cuñado del ministro de Hábitat.

Además, ella misma ha compartido imágenes junto al ministro Ferraresi con mensajes de agradecimiento y expresando su “admiración, lealtad y cariño”.

En diálogo con Telenoche, la joven militante afirmó que se había anotado en diciembre porque vive “con una madre que es paciente oncológica y con una abuela que tiene 95 años”. “Más allá de mi exposición laboral y física, que es similar a la de cualquier persona en pandemia, yo trabajaba en barrios carenciados y corría el riesgo de llevar el virus a mi casa”, explicó.

Seguidamente, contó que luego de inscribirse, y al ver “situaciones de desigualdad con las vacunas”, quiso ceder su lugar. “Me llegó el turno por la página. Tuve la voluntad de desistir y se lo comuniqué a mis responsables, pero me dijeron que no era posible”, garantizó.

En relación a Ferraresi, Purita dijo que él “no tuvo nada que ver” y admitió que “tiene la conciencia tranquila” debido a que fue vacunada porque “el sistema la convocó”. A pesar de todo, reconoció que su vacunación fue “una injusticia”.